Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La unidad de España y la corrupción centran la entrevista entre Rajoy y Susana Díaz

Susana Díaz se reúne con Rajoy en la MoncloaReuters

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha asegurado este jueves que es necesario dialogar para "preservar la unidad de España" y ha avanzado que su comunidad trabajará por la "colaboración" y el "entendimiento" para conservar "el proyecto común". También ha informado tras reunirse durante una hora y media con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que el jefe del Ejecutivo también ve "necesario" un pacto contra la corrupción ante "la dificultad" del momento y la "desconfianza" de los ciudadanos en la política.

Así se ha pronunciado en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras mantener un encuentro con Mariano Rajoy, cuando se le ha preguntado si en esa entrevista con el presidente del Gobierno se ha hablado de la unidad de España y en qué términos.
"Creo que hace falta diálogo para preservar la unidad de España y Andalucía como siempre jugará el papel que España necesite para ser nexo y ayudar a esa colaboración, entendimiento y consenso que nos permita conservar un proyecto común que nos une, que es España y el futuro", ha proclamado.
La financiación autonómica, el próximo año
La presidenta de Andalucía ha adelantado que el presidente del Gobierno le ha informado de que el próximo año se pondrán en marcha las conversaciones con las comunidades autónomas sobre el nuevo modelo de financiación autonómica.
A renglón seguido, ha mostrado su discrepancia con la propuesta de financiación de la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, que limita la solidaridad interterritorial. "La posición de la presidenta del PP catalán y la mía son antagónicas. Yo tengo un límite y el límite es la igualdad de los ciudadanos vivan donde vivan y la posición de Sánchez-Camacho quiebra esa igualdad que ha recogido la propia Constitución", ha proclamado.
Dicho esto, ha insistido en que su posición es "radicalmente contraria" a la del PP catalán porque ella "nunca" estará de acuerdo con un modelo de financiación que "rompa la solidaridad entre los territorios y rompa la igualdad de los ciudadanos en este país".
Defiende un "diálogo" entre administraciones
Tras asegurar que la reunión con Mariano Rajoy se ha celebrado en un "marco de cordialidad", Díaz ha trasladado al presidente su voluntad de mantener una relación basada en la "cooperación y la lealtad institucional", ya que, según ha dicho, lo que necesitan los ciudadanos es que sus gobiernos den respuesta a "las demandas que hay en la calle".
En este sentido, ha apostado por un "diálogo sincero" entre administraciones. "Esa lealtad y cooperación no es incompatible con la exigencia de cumplimientos para Andalucía", ha afirmado, para pedir al presidente del Gobierno que "reflexione" sobre la reforma local que ha aprobado el Ejecutivo porque "rompe la igualdad de oportunidades".
Lucha contra la corrupción
"Es necesario que todos arrimemos el hombro, con firmeza, y que Rajoy se ponga al frente de ese plan de regeneración", ha declarado también Susada Dían en el transcurso de la rueda de prensa.
Tras asegurar que Rajoy ve su propuesta de pacto "adecuada", "conveniente" e "idónea", ha señalado que partidos y comunidades tienen que "pactar" para acabar con la corrupción y "nunca taparla". En este punto, ha dicho que ahora ella ha iniciado una nueva etapa en la que quiere gobernar Andalucía "con las ventanas abiertas" para dar confianza a los ciudadanos.
Preguntada en repetidas ocasiones si no es incompatible esta propuesta de pacto con la posición del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que no quiere negociar con el Gobierno por el llamado 'caso Bárcenas', Susana Díaz ha insistido en que "no es incompatible". "No es antagónico. Estoy convencida de que la corrupción no puede ser un arma para aniquilar al adversario", ha enfatizado.