Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los dardos de Díaz, contraria a un congreso exprés "por intereses personales"

Susana Díaz en el Comité DirectorEFE

Por fin ha hablado la secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta, Susana Díaz, para muchos el azote del secretario general, Pedro Sánchez. Y lo ha hecho para negar que en el PSOE haya "bandos" y defender que el partido, que atraviesa una situación "dura y dolorosa", merece de una reflexión en "profundidad y sin prisas", por lo que ha rechazado que se celebre un congreso 'exprés' porque alguien lo considere favorable para "sus propios intereses personales".

Así se ha pronunciado durante su intervención ante el Comité Director del PSOE-A, convocado el día después de que los críticos hayan presentado en Ferraz la dimisión de 17 miembros de la Comisión Ejecutiva Federal del partido con lo que pretendían precipitar la disolución de este órgano y la caída del secretario general, Pedro Sánchez; y donde ha asegurado que el PSOE-A "nunca querría que gobierne la derecha" y que va a contribuir a "coser, unir y restablecer la fraternidad de todos los compañeros en el conjunto del PSOE".
Susana Díaz, a la que los aplausos de los asistentes no dejaban hablar al inicio de su intervención, ha reivindicado las figuras de los expresidentes del Gobierno Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y ha dicho que le "duele" que se les sitúe "en el bando de la derecha", al tiempo que ha defendido que el PSOE es "patrimonio de militantes y de los miles de hombre y mujeres que nos dan su voto y no tienen el carné del partido".
La líder del PSOE andaluz también ha advertido que al partido le ha "pasado factura" en las urnas que haya habido "compañeros cegados por los fogonazos de los partidos nuevos" y ha sido especialmente dura con Podemos, formación a la que ha acusado de "injerencias descaradas" para intentar "influir en la voluntad libre" del PSOE en algunos territorios como Castilla-La Mancha o Extremadura.
"LO QUE PODEMOS HA HECHO CON IU NO LO VAN A PODER HACER CON EL PSOE"
Así, tras insistir en que la formación de Pablo Iglesias tiene que saber que "lo que han hecho con IU no lo van a poder hacer con el PSOE, hagan lo que hagan", Díaz ha reconocido haber echado de menos que desde "quienes tenían la responsabilidad" en la dirección del PSOE "hubieran salido a defender a los compañeros de estos territorios".
Ha señalado que el PSOE no debe que tener complejos "con nadie" y ha avisado de que "solo cuando nos desnaturalizamos es cuando la gente se desconcierta y nos retiran el apoyo". Así, ha denunciado que ha habido compañeros que se "han cegado por los fogonazos de partidos nuevos y nos han hecho perder la perspectiva de lo que es el PSOE, un partido que sabe levantarse cuando está en el Gobierno y en la oposición".
Junto a ello, Díaz ha defendido que desde el PSOE-A no se ha hecho otra cosa que "empujar e intentar" que, cuando se han celebrado procesos electorales, les fuera bien en Andalucía, "pero sobre todo en el conjunto de España", por lo que "nadie puede pensar" que los socialistas andaluces quieren que gobierne la derecha. "Por eso nos hemos batido el cobre y hemos puesto a la derecha en la oposición", ha subrayado.
"DERROTA TRAS DERROTA"
La dirigente socialista ha urgido a reflexionar sobre por qué una vez en la oposición el partido ha concatenado "derrota tras derrota", frente a un PP "con el que todos los días nos desayunamos casos de corrupción y que con una mayoría absoluta ha hecho mucho daño a las familias". "¿Cómo es posible que estando en la oposición hayamos perdido aún más votos y frente a un gobierno insensible", se ha preguntado Díaz.
Susana Díaz cree que todas estas circunstancias, el partido debe abordarlas en un congreso en el que "tienen que votar todos lo militantes, eso fue una decisión del PSOE con el conjunto de su militancia y no le va a quitar nadie su derecho". Así, ha subrayado que el PSOE "merece una reflexión profunda y serena" porque "algo pasa": "Puede ser un problema de liderazgo, posiblemente o no, lo dirán los compañeros, pero este país necesita un PSOE fuerte que merece un debate en profundidad y no rápido" porque alguien quiera un congreso "por intereses personales".
"EXCESO DE TEMERIDAD Y AVENTURISMO"
Así, ha dicho que "no renuncia a que el PSOE vuelva a ser un partido ganador" y que la situación "dolorosa", quizás provocada por un "exceso de temeridad y aventurismo", "no es buena para un partido como el PSOE" que no debe "no eludir responsabilidades". "Si el PSOE está mal, todos tendremos responsabilidad", ha admitido.
Ahora, ha asegurado que los socialistas andaluces se van a "dejar la piel" para "ayudar a coser, unir y volver a levantar este partido, lo que menos me preocupa es lo que cada uno de nosotros sea, me da igual estar en la cabeza o en la cola". "El día que tenga que estar en la cola estaré empujando como la que más", ha apostillado.
Así las cosas, ha señalado la "responsabilidad" del PSOE-A "para el conjunto del partido en España y también para Andalucía", más en un momento como el que atraviesa el PSOE, "difícil y complicado" que debe llevarlos a "reflexionar sobre la situación grave que sucede", que ha llegado a tildar de "crítica".
Ha señalado su "tristeza" ante el momento que vive el PSOE, mientras ha defendido que deben reflexionar sobre "cómo hemos llegado hasta aquí, cómo mirar al futuro y cómo ser capaces de enderezar el rumbo de un partido que no merece estar en estas condiciones". Además, ha querido trasladar un mensaje de "serenidad y confianza a los andaluces: que sepan que el PSOE-A va a estar a la altura de lo que necesita esta tierra".
PIDE "CABEZA FRÍA Y TEMPLANZA"
En la misma línea, Susana Díaz ha pedido tener "confianza, la cabeza fría y templanza, eso es lo que espera la gente de nosotros" porque "los militantes y los votantes nunca perdonarían a este partido que se pongan intereses personales por encima de de los intereses de la organización". De esta manera, ha señalado que el problema del PSOE radica en que viene "encadenando" una derrota tras otra, lo que entiende que ocurre porque "hemos desconectado de la sociedad".
"No se puede hacer un análisis simplista que provoque enfrentamientos", ha alertado Susana Díaz antes de reivindicar que "tenemos gran patrimonio, nuestra trayectoria y hoja de servicio defendiendo la igualdad, libertad y solidaridad" y ha recalcado su "orgullo" por Rodríguez Zapatero y González, cuya gestión "habrá tenido sus luces y sus sombras pero siempre han pretendido transformar este país y lo han hecho, y siempre por el bien del PSOE y del país".
"No quiero que nadie hable de bandos, en el PSOE no hay bandos, ni el PSOE es una banda, es un gran partido", ha dicho Susana Díaz, quien ha defendido que en su partido "no hay socialistas de izquierdas y de derechas porque ser socialista es incompatible con la derecha". Así, ha confesado que le "duele" que a los expresidentes se les sitúe en "el bando de la derecha", en referencia a las declaraciones de Pedro Sánchez en las que consideró este extremo y dijo que le gustaría saber a qué bando pertenecía Susana Díaz. Además, también ha resaltado la figura del presidente de Asturias, Javier Fernández, quien se apunta como posible cabeza visible de constituirse una gestora.
"TODAS LAS SOLUCIONES SON MALAS"
Con todo, la presidenta de la Junta ha advertido de que "si hay diversidad de opiniones en el partido es porque todas las soluciones son malas y hemos llegado a un punto en el que ningún camino nos gusta". Por eso, entiende que lo primero que debe hacer el partido es "recuperar la unidad y el consenso" y "si empezamos a comprender que el momento es complicado y no situamos a nadie en bandos quizás los ciudadanos nos vean de otra manera".
Finalmente, y tras reivindicar que ella en Andalucía "ha ganado las elecciones, y bien", ha dicho que le ha "dolido" que les llamen "subalternos del PP".