Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo confirma un año y tres meses de prisión al exjefe de Tráfico de Huielva por trama de carnés falsos

La Sala II del Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la condena a un año y tres meses de prisión impuesta por la Audiencia Provincial de Huelva al exjefe provincial de Tráfico de Huelva Andrés Sánchez Buenaposada por un delito continuado de falsificación de documento oficial, cometido por funcionario público, en concurso medial con un delito continuado de prevaricación, en relación a una trama de carnés falsos. También se le imponen tres años y dos meses de inhabilitación especial.
El Supremo ratifica íntegramente el fallo de la Audiencia onubense y confirma también la pena de cuatro meses de prisión, y cuatro años y ocho meses de inhabilitación especial, para M.C.P.R., examinadora de conducir en Huelva, por delito continuado de tráfico de influencias cometido por funcionario público y delito continuado de prevaricación, según reza en el fallo del Supremo, al que ha tenido acceso Europa Press.
Otro condenado es J.C.P.G., coordinador de examinadores, a quien se considera autor de un delito continuado de prevaricación, y se le ratifica una pena de inhabilitación especial de dos años y dos meses para empleo o cargo público.
Por último, a M.A.E., guardia civil de baja médica prolongada cuando ocurrieron los hechos y amigo de la infancia de M.C.P.R., se le imponen cuatro meses de prisión como autor de un delito continuado de tráfico de influencias, cometido por funcionario público, e inhabilitación especial de dos años y dos meses para empleo o cargo público.
Durante el juicio, celebrado en noviembre de 2015, tanto el exjefe provincial de Tráfico como los demás negaron que pidieran o hicieran favores y defendieron su labor en todo momento, mientras que sus defensas solictaron la nulidad de las escuchas telefónicas.
"Jamás en mi vida le he pedido eso a un examinador, Dios me libre, porque directamente me habría denunciado, ya que la relación con la plantilla de examinadores era algo conflictiva", insistió Sánchez Buenaposada durante la vista oral.