Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Serafín Castellano ve "injustas" las acusaciones en un asunto del que es "ajeno"

Serafín Castellano, a su llegada a los Juzgados de SaguntoEFE

El exdelegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana y exconseller en distintos Consells de la Generalitat, Serafín Castellano, ha desmentido a través de un comunicado todas las acusaciones que asegura que de una manera "injusta e impune" se están vertiendo contra él y ha anunciado acciones judiciales en defensa de su honor "ante lo que a todas luces es una utilización de mi nombre y mi posición política" en un asunto del que se declara "completamente ajeno".

Castellano quedó el pasado viernes en libertad provisional tras pasar a disposición judicial al ser detenido en una causa abierta por presuntos favores a una empresa, Avialsa, a la que se adjudicaron contratos para la extinción de incendios cuando era conseller de Gobernación y con cuyo presidente coincidió en cacerías.

Cuatro días después, el exdelegado y exconseller ha emitido un comunicado ante la "gravedad" de las actuaciones y de la actuación que se ha seguido en su "contra" aunque no quiere hacer una rueda de prensa "por respeto al proceso judicial en marcha, que se encuentra bajo secreto sumarial".

El exdelegado asegura que desmiente "con toda rotundidad y contundencia todas y cada una de las acusaciones que de manera injusta e impune se están vertiendo sobre mi persona" y recalcado que lo va a demostrar, al tiempo que anuncia acciones judiciales en defensa de su "honor" y "dignidad" y lamenta el daño "irreparable" a su familia y su propia persona ya que considera que ya ha sido "juzgado y condenado pública y mediáticamente por unos supuestos hechos que desconozco por estar bajo secreto sumarial, pero que 'misteriosamente' aparecen publicados en los medios de comunicación".
"Después de toda mi vida al servicio de la sociedad en distintas responsabilidades públicas, en virtud de las cuales las distintas consellerias de las que he sido titular han adjudicado cientos de proyectos por cientos de millones de euros, estoy orgulloso de que mi patrimonio se limite a un apartamento en Dénia, que estoy pagando a través de una hipoteca y un terreno rústico que también pago a través de préstamo hipotecario", señala Castellano, que añade en su lista de pertenencias "un coche de más de 10 años y otro que llevan mis hijas".

Asimismo, explica que vive desde que se casó "hace más de 25 años en un piso de mi padre. Ahí termina todo mi patrimonio. Y lo pueden comprobar cuando quieran", insta. El exdelegado recalca que han vivido "única y exclusivamente" de su nómica, cuyo importe es "público". "Ni mi mujer, ni mis hijas, ni yo ni nadie de mi familia tenemos sociedades de ningún tipo, ni cuentas en el extranjero. Mi familia y yo vivíamos única y exclusivamente de mi nómina cuyo importe es público y todo el mundo puede consultar en los Presupuestos Generales del Estado", subraya en el comunicado.
Castellano anuncia que colaborará "plenamente con la justicia" y defenderá su "inocencia y honor ante lo que a todas luces es una utilización de mi nombre y mi posición política en un asunto que está ya judicializado, del que soy completamente ajeno y a raíz del cual ya se han tomado medidas contra el ex gerente de Avialsa".

No obstante, incide en que ejercerá "todas las acciones judiciales" en defensa de su honor y de dignidad, aunque afirma ser "plenamente consciente de que el daño que se ha hecho no sólo a mi persona, sino también a toda mi familia, es irreparable" ya que considera que a él ya se le ha "juzgado y condenado pública y mediáticamente por unos supuestos hechos que desconozco por estar bajo secreto sumarial, pero que 'misteriosamente' aparecen publicados en los medios de comunicación".

El exdelegado "espera y confía" en que "se haga justicia ante estas infundadas e interesadas acusaciones que se han hecho conmigo", aunque se ha mostrado "seguro de que ninguna sentencia podrá reparar el daño moral y psicológico que, ante tanta calumnia y falsedad, ha tenido que soportar mi familia en los últimos días y que desde luego no le deseo a nadie".