Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un año sin Montserrat y Blanca

Montserrat Serra y Blanca ThibaultMédicos Sin Fronteras

Se cumple un año del secuestro de las cooperantes españolas Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, que trabajaban para la ONG internacional Médicos Sin Fronteras. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha informado de que esperan que su liberación llegue pronto y han pedido que continúe la prudencia con la que se ha tratado el secuestro durante todo este año.

Blanca y Montserrat fueron secuestradas el 13 de octubre del pasado año por hombres armados en el campo de refugiados de Ifo 2 (Dadaab) en el noreste de Kenia, mientras trabajaban en la construcción de un hospital. Desde entonces se encuentran retenidas en Somalia en contra de su voluntad.
Las familias Thiebaut y Serra han expresado su inquietud y su dolor por el secuestro y manifiestan su voluntad de hacer lo posible para la liberación de Blanca y Montserrat. A través de MSF, agradecen también a los medios de comunicación y a instituciones locales, nacionales e internacionales la cautela y discreción con la que han tratado este tema durante todo este año. MSF ha pedido que esta discreción se mantenga.
El pasado 15 de febrero, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró que el Gobierno había recibido "una prueba de vida" de las cooperantes. Desde entonces tanto el Ministerio como los familiares y la ONG mantienen el silencio para no perjudicar las gestiones que se desarrollan en esta complicada zona del África subsahariana.
Así,  no se ha hecho público la organización que está detrás del secuestro y se especula que se trata de una rama de Al Qaeda o que se trate de piratas somalíes. La negociación del secuestro corre a cargo de las familias con la ayuda de Médicos Sin Fronteras y no del servicio secreto español como en otros secuestros.