Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santiago Vidal, de padre de la Constitución catalana a perder plaza de juez y senador en dos años

Santiago Vidal, cabeza visible del grupo de juristas que esbozaron una nueva Constitución para la futura Cataluña independiente, ha resultado ser un cometa fugaz. Tras alumbrar en 2015 la carta magna, el magistrado inició una caída en pendiente que le ha conducido a perder, en sólo dos años, su plaza en la Audiencia Provincial y el escaño en el Senado que consiguió en las listas de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).
Su papel protagonista como padre de la Constitución independentista le costó, en febrero de 2015, su puesto como juez. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le impuso una sanción de tres años de suspensión, posteriormente confirmada por el Tribunal Supremo.
El órgano de gobierno de los jueces consideró entonces que incurrió en una falta disciplinaria muy grave, concretamente por incumplir el deber básico de fidelidad a la Constitución y al ordenamiento jurídico al colaborar para el documento independentista. La sanción supuso la pérdida de destino del magistrado en la Audiencia de la Ciudad Condal.
La sanción le convirtió entonces en un héroe del 'procès' y provocó que ERC le ofreciera, sólo unos días después de su suspensión, incorporarse como 'número 2' a la lista del partido al Ayuntamiento de Barcelona. Vidal coqueteó también con Convergència Democràtica e incluso se postuló como consejero de Justicia. Acabó como asesor de este departamento hasta que Esquerra le propuso incluirle en sus listas para el Senado.
El escaño del que tomó posesión el pasado julio le ha durado solo unos meses. Este viernes Vidal ha presentado su "renuncia voluntaria" a su escaño por ERC en el Senado, después de afirmar que el Gobierno de Cataluña dispone de datos fiscales de los catalanes ilegalmente.
Según ha asegurado en un comunicado, estas declaraciones "no se ajustan a la realidad" y no pretendían poner en duda al Govern que --ha dicho-- actúa con absoluto respeto a la legalidad vigente.
El ya exsenador ha justificado su renuncia en su deseo de no constituir un obstáculo para el proceso soberanista. También ha afirmado que hizo esas declaraciones en "un tono coloquial, intentando ser didáctico sobre el proceso".
Vidal no podrá recuperar su condición de juez hasta dentro de un año. Según han informado a Europa Press fuentes jurídicas la suspensión impuesta por el CGPJ permite que, pasado el plazo de tres años, pueda concurrir a una nueva plaza si lo desea.