Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría azuza la división en la Generalitat al preguntarse quién es el interlocutor "con futuro" en Cataluña

El PDeCAT avisa al Ejecutivo que si se mantiene en el 'no' al referéndum, el diálogo con Cataluña no será "ni sincero ni efectivo"
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha azuzado este miércoles en el Pleno del Congreso la división entre los socios del Govern, PDeCAT y ERC, al preguntarse quién es el interlocutor "con futuro" en Cataluña para hablar sobre el futuro de esa comunidad.
Santamaría ha recriminado a los independentistas catalanes que estén dispuestos a dialogar sólo si el Ejecutivo de Mariano Rajoy acepta sus condiciones y ha constatado que la presencia oficial en Cataluña es cada vez "más constante y fructífera", aunque no con el PDeCAT, que sólo pretende hablar de un referéndum "inconstitucional".
Así lo ha planteado durante la interlocución que le ha dirigido el portavoz adjunto del PDeCAT, Jordi Xuclá, quien le ha echado en cara a la 'número dos' del Ejecutivo que lleve seis meses pilotando la llamada 'Operación Diálogo" con Cataluña y, sin embargo, no haya afrontado ninguno de los 46 puntos sobre los que el Gobierno sí se comprometió a discutir, todos menos el referido al referéndum.
"El Gobierno no ha abierto esa carpeta", ha denunciado el soberanista catalán, quien ha lamentado que esa operación para tratar de "recomponer" las "maltrechas" relaciones entre España y Cataluña se haya convertido en "cartón piedra de una serie de promesas incumplidas" que, según ha advertido, "los catalanes no están dispuestos a soportar más".
En concreto, ha censurado que la 'Operación Diálogo' se haya limitado hasta ahora a un conjunto "desordenado" de inversiones y que el Gobierno no se haya querido "mover" del su constante "no" a la posibilidad de que Cataluña pueda celebrar un referéndum independentista.
"Con el no, no se solucionan los problemas", ha subrayado Xuclá, advirtiendo al Gobierno de que mientras continúe por ese camino, el diálogo con Cataluña no podrá ser "ni sincero ni efectivo" y recomendándole que deje atrás su inmovilismo ante una mayoría de la sociedad catalana que quiere votar la consulta.
NO IMPONER, NO IMPEDIR
Xuclá ha querido dejar claro que la Generalitat sigue dispuesta a discutir todo lo relacionado con el referéndum (pregunta, fecha...), pero para ello, ha dicho, el Gobierno debe de abandonar su posición de "dejar pasar el tiempo". De entrada, ha invitado a la vicepresidenta a asistir a "la última propuesta" para una consulta acordada que el president Carles Puigdemont expondrá el próximo lunes en Madrid bajo el principio de "no imponer, no impedir".
En su réplica, la ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales ha criticado que el PDeCAT muestre voluntad de diálogo pero sólo si el Gobierno de Mariano Rajoy se aviene a autorizar un referéndum y a pactar con él la pregunta y la fecha del mismo. "Es tanto como imponer un matrimonio pero sólo se permita opinar sobre el menú de la boda y el vestido", ha comparado.
"Curiosa forma de entender la democracia", ha afirmado Santamaría, antes de recalcar al PDeCAT que no puede pretender que el Gobierno permita que "una parte de España decida por el conjunto" y que los demás acepten un resultado en el que no han intervenido.
En este sentido, la 'número dos' del Gobierno ha insistido en que Puigdemont tiene una vía democrática para que Cataluña se convierta en un Estado independiente, y es plantearlo en el Parlament por los procedimientos constitucionales, llevarlo a debate en el Congreso y, si es aceptado, someter la propuesta a la ciudadanía.
La vicepresidenta ha denunciado que la Generalitat "hace mucho tiempo" que no gobierna para todos los catalanes, "sólo para los que comulgan con sus postulados" para justificar la falta de diálogo que existe con el Govern. "Nuestra presencia (la del Gobierno) en Cataluña es cada vez más constante y fructífera, pero no con ustedes", que sólo quieren hablar del referéndum, ha dicho.
NI LAS QUERELLAS NI LA GUERRA SUCIA PARARÁN EL PROCESO
Frente a esto, el 'número dos' del PDeCAT en el Congreso, Jordi Xuclá, ha avisado de que ni las "querellas" ni la "guerra sucia" que, a su juicio, practica el Gobierno van a parar el proceso independentista y ha recalcado a la vicepresidenta que es posible que Cataluña celebre un referéndum a través de la delegación de competencias. Pero, para ello considera que Mariano Rajoy debe dejar estar instalado "en su miopía de siempre" frente a la mayoría de la sociedad catalana que quiere votar.
En su respuesta, Santamaría ha echado en cara que el PDeCAT se arrogue un apoyo social que, a su juicio, es "menguante", y que quiera "construir" Cataluña con la mayoría absoluta que comparte con la CUP. Además, ha insistido en que el Gobierno está dispuesto a dialogar, siempre en el marco de la Constitución, pero, eso sí, con un interlocutor "con futuro".
"Tienen una división en el Gobierno que dificulta mucho la interlocución. Tienen a Rajoy por nuestro lado y, por su parte, ¿quién es el interlocutor con futuro sobre el futuro de Cataluña", ha preguntado.