Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría cita a las CCAA para preparar con "voluntad de acuerdo" la próxima Conferencia de Presidentes

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha citado por carta a los consejeros autonómicos de Presidencia a una reunión el día 21 de diciembre en Madrid para preparar la Conferencia de Presidentes, de la que dependerá "en gran medida" el resultado del encuentro de enero entre Rajoy y los líderes autonómicos, les dice.
"A la vista de los retos comunes a los que nos enfrentamos, del trabajo y la voluntad de acuerdo con que se desarrolle este Comité dependerá, en gran medida, el resultado y proyección futura de la Conferencia de Presidentes", se dice en la carta, a la que ha tenido acceso Europa Press.
Sáenz de Santamaría y los consejeros de Presidencia autonómicos trabajarán juntos en el orden del día de la sexta Conferencia de Presidentes, prevista el día 17 de enero en el Senado. Fue anunciada por Rajoy en su discurso de investidura, en el que aseguró que el objetivo principal era sentar las bases de cómo reformar el sistema de financiación autonómica, máxima prioridad de las comunidades, pero a este asunto se van a sumar otros.
En la carta remitida por Vicepresidencia se asegura que el objetivo de la Conferencia es abordar "los asuntos de mayor relevancia" en el inicio de la legislatura, sin citar expresamente ninguno.
Desde el Gobierno se han ido avanzando en las últimas semanas distintos temas que también podrían formar parte del debate: la sostenibilidad del Estado del Bienestar, asuntos educativos y sanitarios, el cumplimiento de los compromisos con la Unión Europea y la creación de empleo.
Sáenz de Santamaría ha explicado en días pasados que el Gobierno pretende dotar de "mucho contenido" la Conferencia de Presidentes y que espera que acudan todos los presidentes autonómicos, incluido Puigdemont, que ya ha confirmado sin embargo que no lo hará. Tampoco el 'lehendakari', Iñigo Urkullu, que reivindica la relación bilateral entre su comunidad y el Ejecutivo.
MENOS PROTOCOLO Y MÁS RESULTADOS
La 'número dos' del Gobierno es la encargada en la nueva legislatura de atender la política territorial y asume la responsabilidad de preparar la Conferencia, que según ha dicho públicamente debe ser un órgano de encuentro entre el Gobierno central y los autonómicos y debe "cambiar su filosofía y la trascendencia de sus decisiones".
"La Conferencia de Presidentes no puede limitarse a ser una reunión ocasional, con un magnífico protocolo y pocos resultados. Tampoco puede resolverse y ser una mera yuxtaposición de los problemas que aquejan a cada uno, sino dirigirse a procurar soluciones", dijo el 1 de diciembre en su comparecencia ante la Comisión Constitucional del Congreso.
La Conferencia fue creada por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero; se convocó en 2004 por primera vez y de nuevo en 2005, en ambos casos con la financiación de la sanidad como asunto central. En 2007, los debates se dedicaron a la financiación de la I+D+I y al reparto del agua, que generaba en ese momento una gran polémica entre comunidades.
Dos años después, se aprobó un acuerdo de lucha contra la violencia de género y se discutió sobre empleo, agricultura, ganadería y pesca y de nuevo sobre la política hidráulica. Y en 2012, última Conferencia celebrada, se redactó un documento general de compromiso con la consolidación fiscal y el cumplimiento de la senda de estabilidad fijada por Bruselas.