Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez quiere reunirse con Iglesias y Rivera para buscar una mayoría alternativa

A su llegada, ha sido recibido con aplausos y el entusiasmo de sus afines. Semblante más serio, los que apostaron por Susana Díaz como secretaria general. Pero Pedro Sánchez ha saludado uno a uno a todos sus parlamentarios. Incluso a su anterior portavoz, Antonio Hernando, con quien se ha abrazado tímidamente, sin cruzar miradas. En su discurso, ha animado a los suyos a trabajar para desbancar a un Rajoy cercado, por la corrupción. De momento, imposible sin Podemos y Ciudadanos, a quien pide hacer juntos el camino hasta la Moncloa. Pero el veto entre Iglesias y Rivera sigue vigente. Aunque Sánchez no se rinde. Para empezar a hablar propone un acuerdo para abordar los principales problemas de los jóvenes.