Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez carga contra la Gestora por la "involución en el discurso democrático" y Díaz recuerda a Tomás Gómez

Patxi López ataca a Díaz al defender que la Secretaría General necesita "jornada completa"
El ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez ha cargado contra la Gestora que dirige el partido al denunciar la "involución en el discurso democrático" del partido estos meses y ha defendido que a partir del próximo 21 de mayo puede comenzar un "nuevo PSOE". Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha recordado que Tomás Gómez y su dirección en el PSOE de Madrid "fueron disueltos por una posible encuesta".
Sánchez y Díaz se han cruzado estos reproches durante el último bloque del debate que han celebrado este lunes en Ferraz los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE. Esta última parte, dedicada al modelo de partido, ha servido también para que el diputado vasco lanzara el ataque más directo a la presidenta de la Junta de Andalucía, al advertir de que el liderazgo del PSOE necesita de una dedicación de "25 horas al día".
López ha hecho hincapié en que el PSOE está en una situación muy delicada y hace falta que el secretario general lo sea "a jornada completa". De esta manera, cuestiona la posibilidad de que, si gana Díaz, continúe al frente de la Junta de Andalucía.
Y cuando Díaz le ha recordado que fue lehendakari y líder del PSE, ha subrayado que entonces le animaron a presentarse al Congreso de Sevilla, en 2012, y no lo hizo para no dejar el Gobierno vasco.
Pedro Sánchez ha entrado en este asunto, pero para defender que la cuestión de las incompatibilidades la van a decidir los militantes con su voto el próximo domingo. Eso sí, ha recordado que cuando María Dolores de Cospedal era presidenta de la Junta de Castilla-La Mancha y número dos del PP, los socialistas le pedían que se quedara "en Toledo y no en Madrid".
Por su parte, Susana Díaz ha insistido en que lo importante es cumplir con lo prometido y con el trabajo y ha defendido que no duda de la entrega de López en el País Vasco, aunque "los resultados fueron los que fueron" y en las urnas "podían haber sido mejores.
GUIÑO DE PATXI LÓPEZ A PEDRO SÁNCHEZ
Al margen de esto, el debate sobre el modelo político ha estado centrado en las consultas a los militantes y su relación con los dirigentes. En este apartado, el diputado vasco ha hecho un guiño a Sánchez, al defender que un secretario general elegido por los militantes sólo puede ser revocado por las bases.
El Comité Federal del 1 de octubre ha estado muy presente en este último tramo del debate. Sánchez ha acudido a las palabras del presidente de la Gestora, Javier Fernández, para defender que lo que ocurrió fue que le derrocaron y que fue para descabalgarlo de Ferraz y dejar gobernar al PP.
Sánchez, que ha dicho que lo que pasó ese día fue "muy duro en términos políticos y personales", ha alertado de que en estos últimos meses ha visto una "involución en el discurso democrático" del partido. Ha citado los "poderes ejecutivos" que se le dado a la Gestora, el "cuestionamiento" de la participación del PSC en el Congreso y de las consultas a la militancia, una herramienta con la que se ha vuelto a comprometer.
El ex secretario general ha defendido que hay que regularlas para que "no ocurra lo que ocurrió en Andalucía", donde Susana Díaz aprobó un acuerdo de investidura con Ciudadanos en el que "no contó" ni con el Comité Director del PSOE andaluz.
Sin embargo, la presidenta de la Junta de Andalucía, que no ha respondido a esta acusación, ha respondido defendiendo que "no se ha dicho la verdad respecto a las consultas", porque el 1 de octubre sobre lo que se votó fue sobre un "congreso en 15 días".
Además, ha arremetido contra Sánchez al criticar que hable de "un partido más horizontal" que respete la voluntad de los militantes después de que él destituyera a Tomás Gómez, que había sido "elegido libremente por los militantes" y disolvió a su dirección "por una posible encuesta".
Díaz ha garantizado que, si gana estas primarias, respetará siempre la voluntad de los militantes y para demostrar que Sánchez, en su opinión, no lo he hecho, ha defendido que ella nunca cambiará una lista votada por los militantes, como pasó en Pontevedra, Orense y Palencia. Y ha continuado defendiendo que ella "nunca hubiese puesto una urna detrás de una cortina", como hizo Sánchez en el Comité Federal del 1 de octubre.
En lo que sí han coincidido los tres es en defender que, si ganan, trabajarán por la unidad, aunque cada uno se ha arrogado la capacidad de hacerlo mejor. Sánchez, además, ha pedido a sus compañeros que se comprometan a ser leales si pierden estas primarias.