Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santamaría cierra la misión de Afganistán: "No podemos olvidar que vinimos a una guerra"

Una avería en el avión retiene casi doce horasFoto:EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha puesto punto y final, con 14 horas de retraso debido a una avería en el avión que le ha obligado a permanecer 12 horas en Turquía, a la gran misión de las tropas españolas en Afganistán recordando al centenar de fallecidos que ha dejado a lo largo de casi 14 años: "No podemos olvidar que veníamos a una guerra que ha exigido un enorme esfuerzo y sacrificio de los militares españoles hasta sus últimas consecuencias".

En su discurso ante el contingente español que aún queda en la base de Herat, en el oeste del país centroasiático, la vicepresidenta ha destacado que "un centenar de nuestros mejores hombres y mujeres ha dejado su vida cumpliendo con su deber en la defensa y por un mejor futuro para Afganistán".
   Pero Sáenz de Santamaría también ha dedicado sus palabras a todos los efectivos de las Fuerzas Armadas que han participado en esta misión, casi 30.000, de los cuales 1.521 han llegado a estar desplegados simultáneamente. Todo ello en una de las misiones más peligrosas, largas y exigentes en las que se hayan visto involucradas las tropas españolas.
Afganistán ha costado 3.682 millones de euros
   En los casi 14 años de misión, los militares españoles han realizado 28.000 patrullas en las que han recorrido tres millones de kilómetros, han hecho más de 1.000 inspecciones o controles de armamento así como 1.400 misiones de desactivación de minas y explosivos.
   Todo este esfuerzo realizado desde que España se unió a la misión de la OTAN en Afganistán a principios del año 2002 ha supuesto un coste para las arcas del Estado de unos 3.682 millones de euros.
   La vicepresidenta ha ensalzado la labor de las Fuerzas Armadas a lo largo de estos años en los que se ha "ayudado al desarrollo de las fuerzas afganas" y se ha contribuido a "mejorar las condiciones de vida de la población".
   Pero además, ha añadido Sáenz de Santamaría, la misión en Afganistán ha supuesto una gran experiencia para las tropas españolas al haber podido asumir simultáneamente retos de muy diferente naturaleza, lo que ha contribuido a la "modernización" de las Fuerzas Armadas españolas.
Apoyo a las familias de los desaparecidos
   La vicepresidenta ha aprovechado su presencia ante militares españoles para reconocer el trabajo de los 2.576 efectivos que actualmente se encuentran desplegados en misiones en el exterior, al tiempo que ha mandado un mensaje de apoyo a las familias de los tres militares desaparecidos en el Atlántico tras el accidente de su helicóptero el pasado jueves. Así, ha asegurado que el Gobierno "no va a escatimar todo tipo de medios" en su búsqueda.
   La número dos del Ejecutivo ha llegado a Herat para presidir el acto de fin de misión de las Fuerzas Armadas en Afganistán con más de 14 horas de retraso debido a la avería que ha sufrido el avión Boeing 737 fletado por Air Europa en el que viajaba durante una parada técnica en Turquía.
   Las autoridades del Gobierno suelen realizar estos viajes oficiales en los Airbus A310 de la Fuerza Aérea , pero en esta ocasión se ha decidido fletar un avión de Air Europa porque en el vuelo de regreso de Sáenz de Santamaría viajarán también 88 militares del contingente de Herat que regresan a casa y los A310 no cuentan con tantas plazas.
Quedarán sólo 25 militares en Kabul
   Mañana, domingo, quedarán en Herat 148 efectivos de las Fuerzas Armadas que regresarán en unos días, de modo que el día 27 de octubre no quedará en la base ningún soldado español. En Afganistán sólo permanecerán unos 25 militares en los cuarteles generales de la operación de la OTAN 'Resolute Support' para labores de asesoramiento a los altos mandos del Gobierno y Ejército afganos.
   Estaba previsto que el vuelo de la vicepresidenta llegara a Herat pasadas las cinco de la mañana del sábado, hora española, pero la avería registrada en un filtro del combustible durante la parada en Turquía lo ha retrasado hasta las diez de la noche (siete y media de la tarde en Afganistán), ya con noche cerrada en tierras afganas.
   Este contratiempo ha provocado que los actos solemnes que en un principio iban a tener lugar en la base -izado de la bandera, homenaje a los que dieron su vida por España y arriado de la enseña nacional, así como reuniones con autoridades afganas-- se hayan cancelado.
   Sáenz de Santamaría ha estado poco más de una hora en Herat, donde ha sido recibida por el jefe del contingente español, coronel Francisco José García Parra, que le ha hecho entrega de la bandera nacional que ha ondeado en la base hasta ahora para que a su vez se la entregue al ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien la llevará próximamente al Museo del Ejército.
   Este viaje a Afganistán para cerrar la que ha sido una de las misiones más largas y peligrosas para las tropas españolas ha estado plagada de contratiempos incluso desde antes de comenzar. La vicepresidenta ha sustituido en la visita al ministro de Defensa, quien no ha podido acudir por encontrarse en Canarias supervisando las labores de búsqueda de los tres militares desaparecidos en el Atlántico.
Avería en el filtro del combustible
   Tras la reunión del Consejo de Ministros del viernes se decidió que fuera Sáenz de Santamaría la encargada de asistir al arriado de la bandera española en Herat. El vuelo de Air Europa, que iba a salir de Madrid sobre las nueve de esa misma noche partió finalmente dos horas más tarde por un retraso de la propia compañía.
   En la parada para repostar que el aparato realizó en la ciudad turca de Tekirdag Çorlú, a unos 110 kilómetros de Estambul, los pilotos detectaron un fallo en un filtro del combustible, por lo que el Boeing 737 no pudo volver a despegar. Aunque se intentó arreglar el fallo con un filtro del avión del aeropuerto, finalmente se tuvo que recurrir a una nueva pieza que fue llevada desde España, lo que alargó la demora en Turquía más de 12 horas.
   Mientras tanto, los 47 pasajeros del avión -además de la vicepresidenta y su equipo estaban el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez; el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), general Jaime Domínguez Buj, otros mandos militares y los periodistas que han cubierto la visita en Herat-- pudieron descansar unas horas en un hotel situado a 20 minutos del aeropuerto.