Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saénz de Santamaría invita a un "diálogo sincero" entre los presidentes autonómicos sobre los "grandes temas"

Dice que "en los tiempos que corren" España tiene que seguir siendo "un ejemplo de serenidad, sensatez y estabilidad"
La vicepresidenta y ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido de que se abre una tarea amplia "de colaboración territorial a todos los niveles" y ha invitado a un "diálogo sincero" entre todas las administraciones y entre los presidentes autonómicos en la futura Conferencia de Presidentes que convocará "en breve" el líder del Ejecutivo, Mariano Rajoy.
Durante su intervención en la VI Asamblea General de Agrupaciones de Miembros del Instituto Internacional San Telmo, celebrada en el Palacio de Congresos de Sevilla, Sáenz de Santamaría ha dicho esperar que la citada Conferencia de Presidentes permita abrir "un diálogo muy amplio" sobre los grandes temas que afectan a este país "y sobre los que se necesita esa colaboración y cooperación imprescindible entre todos los que somos estado".
"Tenemos que ser capaces de dialogar y de ponernos de acuerdo y de estar a la altura de las circunstancias, siendo exigentes en la crítica y constructivos en los argumentos y aportaciones", ha advertido la vicepresidenta del Gobierno. Ha asegurado que España tiene un patrón de crecimiento que ha cambiado mucho de lo que era en 2011, cuando el PP llegó al Gobierno. "Hemos ganado confianza y competitividad a pulso, gracias también a que los españoles han sabido demostrar la fortaleza de un país en tiempos de crisis", ha señalado.
"Ahora nos corresponde a muchos", ha opinado, "especialmente desde la esfera política, responder a ese esfuerzo que no puede malograrse". Y ello debe hacerse, según ha destacado, "con responsabilidad, diálogo y espíritu constructivo".
Sáenz de Santamaría ha defendido que España es "una responsabilidad de todos y entre todos tenemos que ser capaces de luchar por un proyecto de país unido y solidario y de trabajar por la igualdad de todos y por que la recuperación económica se consolide a todos los niveles". Ha dicho que se trata de una tarea que "no estará exenta de obstáculos" pero para la que el Gobierno "compromete esfuerzo, diálogo y empatía para ponernos en el lugar del otro y dar soluciones globales".
Unas soluciones que, según ha explicado Sáenz de Santamaría durante su intervención, puedan servir para que este país "pueda seguir siendo como es hoy con todo lo que estamos viviendo estos días, un ejemplo de serenidad, de sensatez y de estabilidad que con los tiempos que corren tenemos que preservar entre todos".
ESPAÑA PASA DE SER "UN RIESGO A UNA PROMESA"
En clave económica, la vicepresidenta ha afirmado que España cumplirá el déficit del 4,6 por ciento en 2016, que cerrará el año con un crecimiento superior al tres por ciento, y que tras las profundas reformas realizadas desde 2011 España ha dejado de convertirse "en un riesgo para pasar a ser una de las mayores promesas de futuro".
"Hoy estamos a la cabeza del crecimiento y a la cabeza de creación de empleo en la UE porque logramos recuperar a pulso y con muchas reformas la confianza", ha manifestado la vicepresidenta, quien se ha marcado como objetivo la consecución de 20 millones de puestos de trabajo en 2020.
Ha destacado que de los Presupuestos Generales del Estado salen 15 millones de prestaciones públicas, "lo que nos obliga a tomar muy en serio lo que es otro de los objetivos de la legislatura, la financiación de los servicios públicos, el mantenimiento de los pilares del bienestar".
"Es una tarea a la que estamos llamados el estado, las comunidades autónomas y las corporaciones locales, y tenemos que abordarla desde un espíritu colaborativo y de lealtad constitucional e institucional", ha indicado Sáenz de Santamaría, quien ha insistido en que el diálogo "se impone a todos los niveles".