Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sáenz de Santamaría apela a la "cooperación y lealtad" entre los gobiernos central y vasco

La vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que los ejecutivos español y vasco "están llamados a ejercer la corresponsabilidad desde la cooperación y la lealtad".
Sáenz de Santamaría ha participado este lunes en la toma de posesión de Javier de Andrés como nuevo delegado del Gobierno en Euskadi, en un acto en el que también ha estado presente el portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, así como numerosos representantes políticos e institucionales.
La 'número dos' del gabinete de Mariano Rajoy y Erkoreka, junto a otros dirigentes del PP y del Gobierno autonómico, han mantenido un breve encuentro antes de la ceremonia y también han conversado durante unos minutos tras los discursos protocolarios.
La toma de posesión de Javier de Andrés como nuevo delegado del Gobierno, en sustitución de Carlos Urquijo, se produce en un momento en el que se mantienen las diferencias entre el Ejecutivo vasco y el central por los recursos interpuestos por el Gobierno Rajoy contra leyes vascas. El relevo de Urquijo ha sido interpretado desde algunos sectores como un gesto del Ejecutivo central al Gobierno para facilitar las relaciones y un eventual apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).
En su discurso, Sáenz de Santamaría ha asegurado que "el Gobierno de España, el Gobierno vasco, los entes locales y forales, todos somos Estado". La vicepresidenta ha destacado que todas estas administraciones "estamos llamadas a ejercer la corresponsabilidad desde la cooperación y la lealtad".
En la misma línea, ha explicado que no se debe observar al "otro" como "el origen de los problemas", sino "como un interlocutor necesario e imprescindible para encontrar soluciones".
(Habrá ampliación)