Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sando Rosell dimite como presidente del FC Barcelona por el caso Neymar

Sando Rosell dimite como presidente del FC BarcelonaEFE

Sandro Rosell dice adiós a la presidencia del FC Barcelona un día después de conocerse que finalmente el juez Ruz admitía la querella presentada por un socio del club blaugrana por el caso Neymar. Tras tres años y medio al frente del club catalán y en plena temporada 2013-2014 Rosell ha reunído a la Junta Directiva para presentar su dimisión, una dimisión que comunicaba a la prensa hacia las 20.45 horas de la tarde. Será el vicepresidente primero, Josep Maria Bartomeu, quien le releve en su cargo hasta junio de 2016, momento en el que unas nuevas elecciones escogerán al mandatario del Barça.

Rosell, que se ha reunido de urgencia con los 'tótems' de su Junta Directiva, ha decidido dimitir como vía de salida a este proceso que se prevé largo y que acaba de empezar, pues el caso del fichaje de Neymar podría acabar en juicio y con el presidente blaugrana imputado, algo que dañaría la imagen de la entidad y que la Junta, con su presidente a la cabeza, quiere evitar.
La decisión tomada por presidente, en consenso con sus vicepresidentes Javier Faus o Josep Maria Bartomeu --dos de los asistentes a la reunión--, ha sido anunciada en rueda de prensa a las 21h00 de esta noche.
Han sido días movidos en 'Can Barça', y es que lo que tenía que ser un debate centrado en la remodelación del Camp Nou y el referéndum que tendrá lugar el 5 o 6 de abril, se tornó en judicial con la sorprendente petición de Rosell a Ruz para que aceptara a trámite la querella, la posterior aceptación el miércoles de la misma y consiguiente deseo del dirigente blaugrana de que el caso se tramitara en la Audiencia de Barcelona.
Con la dimisión de Rosell, será el hasta ahora vicepresidente deportivo y primero del club, Josep Maria Bartomeu, quien coja su testigo como presidente del FC Barcelona hasta final del mandato, en junio de 2016, cuando se convocarán elecciones para escoger al nuevo máximo mandatario.
Rosell ha tomado esta decisión después de las presiones recibidas y con la intención de no dañar la imagen del club, pues el caso del fichaje de Neymar podría acabar en juicio y con su imputación por la presunta apropiación indebida y simulación contractual. Esta mañana ya expuso sus motivos al núcleo duro de la directiva y esta tarde se ha confirmado tras esta reunión extraordinaria de la Junta al completo, que empezó a las 18.00 horas en las oficinas del club.
"Esta Junta Directiva es un equipo. Y este equipo lidera un proyecto que ya ha dado grandes frutos. No quiero que ataques injustos afecten negativamente la gestión y la imagen del club. Y es por eso que pienso que mi etapa ha terminado aquí. Y ahora, acogiéndome a los Estatutos del club, he presentado a la Junta Directiva mi dimisión como presidente del FC Barcelona con carácter irrevocable", comunicó Rosell emocionado.
Rosell, que dio el relevo a Josep Maria Bartomeu como nuevo presidente, desveló que han sido las amenazas recibidas las que le han llevado finalmente a tomar esta decisión. "Desde hace tiempo mi familia y yo mismo hemos sufrido en silencio amenazas y ataques que me han hecho pensar si ser presidente significa tener que poner en riesgo mi familia y causarles angustia", apuntó.
"En los últimos días, además, una injusta y temeraria acusación de apropiación indebida ha desembocado en una querella contra mí en la Audiencia Nacional. Desde el primer momento he dicho que el fichaje de Neymar Junior es correcto y que la contratación ha provocado la desesperación y la envidia de algunos de nuestros adversarios. El derecho de los socios a ser informados debe ser compatible con la defensa del club y la confidencialidad de algunas materias y hechos. Esta confidencialidad es esencial en el mundo del fútbol porque en caso contrario puede conllevar unos perjuicios para el propio club", comentó sobre el fichaje de Neymar y la querella en su contra.
De todos modos, pese a este final duro, aseguró que ha sido un honor servir a los barcelonistas. "Ha sido un privilegio ser presidente del FC Barcelona. Deseo lo mejor al nuevo presidente y pido a los socios que le den todo el apoyo. Doy las gracias sinceramente a los empleados del club, a los jugadores y a los técnicos. Mi agradecimiento especial a los directivos que me han acompañado en este viaje", se sinceró.
"Hace cerca de cuatro años, en las elecciones a la presidencia del club del mes de junio de 2010, miles de socios del FC Barcelona acudieron a las urnas con la ilusión de dar su opinión sobre cómo y quién debía hacerse cargo de las riendas del club. Fue un día inolvidable, una fiesta democrática que reforzó la grandeza de nuestro Barça", recordó sobre su elección como presidente.
Desde entonces, en estos cuatro años, ha "disfrutado y sufrida" con el club de toda su vida como presidente. "En todos estos años hemos visto que nuestros éxitos son el resultado de vencer en los terrenos de juego y superar innumerables obstáculos extradeportivos, políticos, externos y, lo que es peor, algunas veces de nuestro propio entorno", dijo.
"En estos últimos cuatro años hemos ganado una Liga de Campeones, un Mundial de Clubes, dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de Europa, tres Supercopas españolas y una Copa de Catalunya. Además, nuestras secciones han paseado triunfante nuestros colores por todo el mundo luciendo nuestro carácter polideportivo", valoró sobre su mandato, cortado poco más allá de su ecuador.
Como recuerdo más emotivo apuntó a la Liga de Campeones en Wembley 2011. "Al liderazgo deportivo mundial que arrancó con Ronaldinho en aquella final en París, y que continuó con los goles de Messi en Roma y Londres, se ha sumado una gestión económica eficaz, que nos ha permitido seguir siendo competitivos, reducir la deuda, recuperar y ampliar nuestro patrimonio", espetó.
"Además, el orgullo de saber que los mejores jugadores del mundo visten hoy nuestros colores. A esta situación hay que sumar la inmensa ilusión que representa la construcción de un nuevo campo sobre la base de nuestro mágico y legendario Camp Nou y que los socios deberán ratificar en el mes de abril en un referéndum", manifestó sobre su última gran acción de gobierno.
A la comparecencia asistió la Junta Directiva casi al completo, incluidos todos los vicepresidentes con Josep Maria Bartomeu --desde ahora presidente-- al lado de Rosell y Javier Faus, Jordi Cardoner y Carles Vilarrubí en la sala. También el director deportivo, Andoni Zubizarreta, y la mujer y hermano de Rosell asistieron a su adiós.