Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romero de Tejada afirma que el PP en Majadahonda se financió con aportaciones, cenas benéficas y rifas

El exconcejal madrileño Jorge Barbadillo asegura que le advirtieron de que a Ortega y a él les echaron por no ayudar a empresarios
El exsecretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada ha afirmado este miércoles ante el tribunal de la Audiencia Nacional que juzga a los 37 acusados por la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) que la sede del partido en Majadahonda (Madrid) se financió con cenas benéficas, aportaciones de los cargos electorales y rifas.
Así lo ha manifestado en el juicio al cuál ha sido llamado como testigo por su cargo en el PP madrileño y su conocimiento sobre la organización de campañas, a solicitud de su sucesor en la Alcaldía de Majadahonda, Guillermo Ortega, a quién se le atribuye, entre otras cosas, la financiación ilegal de los 'populares' majariegos.
Romero de Tejada -condenado por el uso fraudulento de las tarjetas 'black' de Caja Madrid y Bankia y procesado por la salida a Bolsa de esta entidad financiera-- ha rechazado la posibilidad de que las sedes municipales del PP se financiasen por "aportaciones de terceros", sino que se hacía a través de "loterías, rifas, cenas benéficas y aportaciones de los cargos electos de su sueldo". Así, ha explicado que los cargos electos eran "los que más daban" y que se les hacía el cargo por transferencia, mientras que lo recaudado en rifas en las cenas y loterías se hacía en "puro efectivo".
En esta línea, ha negado haber recibido, durante su etapa como alcalde de Majadahonda, una llamada de la sede nacional del partido con la instrucción de favorecer a alguna empresa. Guillermo Ortega destacó en su declaración que el extesorero del PP Álvaro Lapuerta -cuya presunta responsabilidad en esta causa esta archivada por demencia sobrevenida-- le llamó en una ocasión para que adjudicase contratos públicos municipales a las empresas Licuas y Coarsa, propiedad de Joaquín Molpeceres -que aparece en los denominados 'Papeles de Bárcenas' como donante de 60.000 euros a la formación política--, porque era "gente que colaboraba con la casa".
Preguntado por la financiación de las campañas electorales, ha destacado que la sede nacional elaboraba un presupuesto que asignaba a la regional y éste se encargaba de distribuirlo. Así, ha apuntado que para el PP de Madrid las campañas de Majadahonda o de Pozuelo -el otro municipio madrileño implicado en los primeros años de actividades de la Gürtel durante la gestión del exmarido de la exministra Ana Mato, Jesús Sepúlveda-- no eran "prioritarias" como sí lo pudieron ser las del distrito de Carabanchel.
Romero de Tejada ha querido apuntar que los actos electorales de la localidad en la que fue alcalde eran "muy sencillas" y acorde al presupuesto. Asimismo, ha aseverado que duda que Ortega contratase servicios relacionados con la organización de las campañas porque no "tenía capacidad para encargarlos".
ORTEGA, UN HOMBRE DE PARTIDO
Por otro lado, ha recordado que él mismo propuso a Ortega como su sucesor porque era un hombre de partido y porque tenía "muchos años de experiencia" en el Ayuntamiento. No obstante, ha apuntado que desde que entró en la Secretaría General del PP de Madrid no ha intervenido "en absoluto" en las decisiones adoptadas en el consistorio.
"Mi relación con Ortega en esa época era casi nula. Parece ser que le aconsejaron que tenía que marcar una raya, una franja con la Secretaría y con la gestión anterior y yo estaba de acuerdo con ello", ha añadido. "Desde que me he ido he pisado ese Ayuntamiento tres veces", ha dicho.
Sólo ha intervenido a la hora de revisar la lista de candidatos a las elecciones, al ser el secretario general de los 'populares' madrileños, para ver si éstos -que no hacía falta que fuesen de su "confianza", ha dicho-- eran los idóneos, ha explicado. Asimismo, ha afirmado que era "público y notorio" que el 'cabecilla' de la trama Gürtel y empresario, Francisco Correa, y Ortega tenían una relación, aunque no ha sabido precisar de qué tipo.
Sobre el líder de la red corrupta ha dicho que le conocía porque era quien "se ganaba los concursos para montar los actos electorales, los telones, las luces" en el PP, pero que él como alcalde nunca requirió sus servicios porque ya los tenían "cubiertos".
"ESTRATEGIA, MENSAJES Y LOGÍSTICA" DE CAMPAÑAS
Otras de las personas que han testificado este miércoles ha sido el exsecretario de Hacienda José Manuel Fernández Norniella -también condenado por las tarjetas 'black' de Caja Madrid y Bankia y procesado por la salida a Bolsa de la entidad--. El que fuera coordinador de campaña del PP de Madrid ha recordado que sólo estuvo en el partido entre los años 1993 y 1998.
Ha apostillado que su labor era coordinar a los personas que organizaron los actos electorales y controlar la "estrategia, mensajes, logística" de los mismos. Sobre el presupuesto, contratación y pago de los servicios, ha indicado que era un tema que se controlaba desde la tesorería nacional del partido, de la que entonces se encargaba Lapuerta.
Al igual que Romero de Tejada, ha señalado que hay un presupuesto nacional que se hacía llegar a la sede regional y ésta distribuía a cada municipio. "Algunos servicios se encontraban globalmente como las banderolas y a cada pueblo le tocaba una parte", ha agregado.
UNA SEÑORA QUE NO SE ACERCA A LA MESA DE OTROS DOS SEÑORES
Guillermo Ortega también solicitó las testificales de la exdiputada Carmen Rodríguez Flores y el exconcejal madrileño Jorge Barbadillo para aclarar un supuesto encuentro en un restaurante en el que también se encontraban estas tres personas y Lapuerta. Según contó el exalcalde, la exdiputada le comentó en ese momento que le habían apartado de su puesto en el ayuntamiento por no haber favorecido a Molpeceres.
Mientras que Rodríguez Flores ha enfatizado que no recuerda haber realizado estas manifestaciones y que es "absurdo" porque no conocía esos detalles, ya que con sus amigos, como eran Lapuerta o Molpeceres, no hablaban de temas laborales. Además, ha asegurado que ella no habría actuado de ese modo: "Soy una señora y si veo a dos señores no me acerco a su mesa", ha precisado.
Sin embargo, Barbadillo ha confirmado ese encuentro en el restaurante y ha concretado que él se encontraba comiendo con Ortega cuando entraron Rodríguez Flores y Lapuerta y se les acercaron para comentarles "unas cosas sorprendentes". Se trataba de que tanto al exalcalde como al exconcejal les habían echado de sus cargos por no "ayudar lo suficiente" a Molpeceres y al artista José Luis Moreno, respectivamente, personas que aportaban "mucho" al partido.
"Lapuerta estaba al lado, no habló, no abrió la boca pero asentía con la cabeza", ha subrayado Barbadillo que también ha señalado que Rodríguez Flores sabía "absolutamente" de todo lo que concernía al extesorero del PP "por cómo se expresó allí".