Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rato, convencido de la rectitud de su actuación

Rodrigo RatoReuters

Rodrigo Rato, exvicepresidente del Gobierno con José María Aznar, ha asegurado este martes tras declarar durante más de tres horas ante un juez de Plaza de Castilla que no cobró comisiones ilegales a cambio de otorgar contratos publicitarios y que está convencido de la rectitud de su actuación.

El exdirector del FMI ha negado todo ante el juez de Instrucción 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal. Además de lo anterior, niega haber cometido delito fiscal, que todos los bienes que ha tenido en el extranjero tienen un origen familiar y que todos esos bienes han sido declarados de forma voluntaria.

Además se ha quejado de que el secreto sumarial se está prolongando en el tiempo de una forma excesiva.

Tras esta declaración ante el juez, el exministro de Economía del Partido Popular ha quedado en libertad aunque con medidas cautelares. Deberá comparecer una vez al mes en las dependencias judiciales y además le ha sido retirado su pasaporte, según han informado fuentes jurídicas.

Rodrigo Rato ha comparecido ante el magistrado, que le investiga por la presunta comisión de delitos fiscales, de blanqueo de capitales y corrupción de particulares después de ser interrogado, la pasada semana, por la Guardia Civil durante más de cuatro.

Serrano-Arnal ha atendido la petición formulada por la Fiscalía Anticorrupción que ha reclamado como única medida cautelar las citadas comparecencias periódicas y la prohibición de abandonar el territorio de la UE. Queda así en la misma situación que su secretaria Teresa Arellano y el supuesto testaferro Miguel Ángel Montero que declararon ante el juez la pasada semana tras permanecer dos días en los calabozos del Instituto Armado.

La causa afecta, por el momento, a nueve imputados. Además de Rato, Arellano y Montero, el juez atribuye los mismos tres delitos a otro de sus presuntos testaferros, Alberto Portuondo, --el único que ha sido enviado a prisión-- y su socio y abogado Domingo Plaza. Serrano-Arnal también mantiene la imputación sobre la directora general de Zenith, Candi Rodríguez, el consejero delegado de Publicis, Xabier Olazábal, así como dos directivos de ambas sociedades.