Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rodrigo Rato declara mañana por el fichaje de su excuñado en Bankia

Se trata de la cuarta comparecencia ante el juez en relación con la gestión de su patrimonio
El juez de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, ha citado a declarar en calidad de investigados este jueves al exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su excuñado Santiago Alarcó, y a su secretaria, Teresa Arellano, en el marco de las investigaciones por delitos fiscales, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales entre otros.
Según las investigaciones del juez, Rato contrató, durante su periodo en la presidencia de Bankia de 2010 a 2012, a Alarcó y al responsable de la empresa que se ocupaba de organizarle conferencias privadas. Informes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) aportados al sumario señalaban que Alarcó fue contratado como asesor de Caja Madrid con una retribución de 120.000 euros; en 2012 el contrato se renovó por 240.000 y un año después por 480.000 euros.
Se trata de la cuarta vez que Serrano-Arnal llama a declarar al expresidente del FMI en relación con la gestión de su patrimonio; la última fue el pasado mes de febrero, cuando le interrogó a él, a su abogado y presunto testaferro Domingo Plazas, y a otras personas, entre ellas su hermana María de los Ángeles, contra quienes no adoptó ninguna medida cautelar.
La UCO detalla en su informe varias operaciones que, según su criterio, podrían ser el origen de los fondos de Rato, a los que se habría sometido a un posterior procedimiento de blanqueo. Así, sitúa entre estos indicios "la contratación", por parte de Bankia, de personas vinculadas al expresidente de la entidad, entre ellos su excuñado.
Otra persona de cuyo contrato con Bankia sospechan los investigadores es Pedro Díez, administrador de la empresa BCC, ya que el informe policial detalló en su día que se encargaba de gestionar la contratación de Rato por distintas entidades para impartir conferencias. Los investigadores del caso sospechan que los beneficios obtenidos por estas apariciones públicas no eran declarados a Hacienda porque fuera expresidente del FMI y que se facturaban a través de una de sus empresas vinculadas, Arada.
MEDIDAS CAUTELARES
El pasado 7 de octubre, el juez ordenó que se le retirara el pasaporte a Rato tras tomarle declaración en relación con la investigación por la comisión de delitos fiscales, de corrupción entre particulares y de blanqueo de capitales.
En la investigación de su patrimonio Serrano-Arnal se centra en tres líneas básicas que confluyen en la empresa Kradonara, de la que Rato es el beneficiario último a través de la sociedad británica Vivaway y que fue constituida por otro de los imputados, el abogado Domingo Plazas.
El Juzgado de Instrucción 31 de Madrid mantiene imputadas a otra decena de personas en este procedimiento, entre los que se encuentran Alberto Portuondo --el único que fue enviado a prisión--, la que fuera secretaria de Rato, Teresa Arellano, y otro presunto testaferro, Miguel Ángel Montero También permanece investigado José Manuel Fernández Norniella, exsecretario de Estado de Hacienda y exconsejero de Bankia.
Tras su última declaración en febrero, Rato manifestó que diez meses después de su detención y registro en su vivienda y despacho, la Agencia Tributaria no tenía aún un informe definitivo sobre las presuntas irregularidades en su patrimonio. "Diez meses después de entrar en mi casa, Hacienda no es capaz de hacer un informe definitivo", explicó entonces Rodrigo Rato en declaraciones a Europa Press.