Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rivera cree "agotador" el proceso catalán y espera que "muera políticamente" en unas elecciones autonómicas

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha calificado de "agotador" el proceso independentista que se está viviendo en Cataluña y ha confiado en que "muera políticamente" en unas elecciones autonómicas. Además, se ha mostrado convencido de que el 1 de octubre no habrá referéndum.
En Málaga, donde ha participado con una ponencia en el Campus Joven de Verano de la formación naranja, también se ha referido a la medida anunciada este viernes por el Gobierno central, que reforzará el control económico y financiero y condicionará el pago a Cataluña de las partidas del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) a que se demuestre semanalmente que no destina fondos a la preparación del referéndum independentista.
"Esto lo dijo Montoro hace dos años y ayer --viernes-- anuncian lo mismo; yo pensaba que ya lo estaban haciendo", ha sostenido Rivera, quien ha agregado que el Gobierno central "tiene que hacer su trabajo".
Ha lamentado que Cataluña lleve "cinco años en un bucle" que le impide avanzar y ha recordado que se está en el mismo punto que en 2012: "¿Pero no lo hicimos ya y fracasó? ¿Otra vez lo mismo?", se ha preguntado, añadiendo que, este asunto "agota pero también está agotado".
"Empiezo a ver síntomas de agotamiento. Una encuesta de ellos mismos dice que están a punto de perder la mayoría absoluta los independentistas y esto es una oportunidad para que Inés Arrimadas lidere a una Cataluña emprendedora y conciliadora", ha indicado.
Para Albert Rivera, este proceso independentista "acaba en unas urnas, con unas elecciones" y ha incidido en que el 1 de octubre "lógicamente no va a haber referéndum; eso lo saben hasta ellos. Ser revolucionario en coche oficial es jodido; todo este proceso ha acabado cuando les tocan el bolsillo, ahí se bajan del carro", aludiendo a la petición de Oriol Junqueras, "como lo de Lola Flores, pidiendo un euro para pagar a Mas la multa" por organizar la consulta del 9-N.
"Estamos hasta el gorro del monotema", ha dicho, añadiendo que los "mentirosos" tendrán que explicar a los ciudadanos independentistas que "Matrix no existe, que es el mundo paralelo de Puigdemont y Mas; que no existe una Cataluña independiente del mundo".
"UNA CRISIS NACIONAL, DE PAÍS, NO DE CATALUÑA"
En su intervención ante los jóvenes de la formación naranja, el líder de Cs ha opinado que lo que está sucediendo en Cataluña "es una cara de la desconfianza en las instituciones y del populismo, que en unos lugares tiene una cara y en otros, otra, y otra bandera".
Así se ha referido a gente "saltándose las leyes, retorciendo los reglamentos de un Parlamento, incumpliendo cualquier norma y sentencia y echándole la culpa a los funcionarios". Rivera ha recalcado que lo que sucede no es una crisis en Cataluña, sino nacional: "allí ha aflorado en la independencia, en la separación. El nacionalismo aprovecha las crisis de los estados para intentar dinamitarlos".
A corto plazo ha apostado por "parar" el incumplimiento de las leyes y que "se gasten dinero en cosas ilegales". "Me parece bien que no se gaste el dinero público en cosas ilegales pero hay que tener un proyecto de España ilusionante, atractivo, para todos los españoles, incluidos los catalanes", ha reiterado Rivera.
"Es agotador, si Cataluña y los catalanes todo lo que hemos dedicado a hablar de 'procés', de la identidad, de la independencia lo hubiéramos concentrado en educación, sanidad, emprendedores, en atraer empresas sería ahora mismo el mejor lugar del mundo para trabajar y vivir. Es un lugar maravilloso, es mi tierra, pero hemos perdido oportunidades", ha subrayado.
En este sentido, el líder de Cs ha destacado a Arrimadas como una "magnífica candidata" y ha señalado que no se resigna a que su tierra "sea parte del problema de mi país. Tenemos los mismos problemas que los españoles porque somos españoles".