Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La senadora Barberá divide al PP

El PP ha reaccionado dividido ante el anuncio de Rita Barberá de que conservará su escaño en el Senado pese a que se da de baja del partido tras más de dos déscadas de militancia en el mismo. Frente a las duras críticas de su vicesecretario sectorial, Javier Maroto, que piensan que la senadora no ha actuado con "dignidad" están quienes la defienden con María Dolores de Cospedal, secretaria general de la formación a la cabeza, que justifican que la exalcaldesa de Valencia se aferre a su escaño porque "ni siquiera ha ido a declarar". Mientras tanto, Mariano Rajoy permanece en silencio poniendo en peligro su pacto de investidura con Ciudadanos.

El comunicado oficial de Rita Barberá dándose de baja del PP pero manteniendo su acta como senadora autonómica hasta 2019 no ha logrado calmar los nervios entre los dirigentes populares. Su postura se ve como un desafío al partido en unos momentos en los que la formación se juega mucho en las elecciones autonómicas vascas y gallegas del 25 de septiembre. También juegan en contra de una posible investidura de Mariano Rajoy a mediados de octubre.

Por eso la cúpula del Partido Popular ha reccionado con diferentes sensibilidades ante el nuevo giro inesperado que han tomado los acontecimientos y, sobre todo, desconcertados por el silencio de Mariano Rajoy que durante toda la crisis ha preferido mantenerse en un segundo plano y dejar que fuesen otros los que ejerciesen de portavoces de la formación.


El principal apoyo de Barberá tras su baja como mititante del PP este miércoles venía de María Dolores de Cospedal. La secretaria general del partido, justificaba la doble decisión tomada por su ya excompañera, al tiempo que subrayaba que todavía "no ha ido a declarar". Cospedal también ha aprovechado para exigir "un mínimo de respeto a la presunción de inocencia".
En esta misma línea insistía Fernando Martínez-Maíllo, vicesecretario de organizacion del PP, el otro dirigente popular que junto a Cospedal ha llevado las negociaciones con Barberá tras conocerse que el Supremo le abría una causa por blanqueo de capitales. El político zamorano ha defendido "la gran trayectoria en el partido" de la exalcaldesa valenciana a la que ha alabado por sus "cinco mayorías absolutas" y por haber "dado mucho al PP".


Desde Valencia, la presidenta del PP en esa comunidad, Isabel Bonig, ha salido en defensa de su excompañera apuntado que la trayectoria política de la exalcaldesa de Valencia y senadora Rita Barberá "merecía una salida digna", al tiempo que ha considerado que hubiera sido "mucho mejor" que "abandonase su acta" en la Cámara Alta.

Voces críticas con Barberá

Pero no todos en Partido Popular comparten esta idea. También hay voces críticas con la postura adoptada por Rita Barberá manteniendo su escaño el senado y comprometiendo la imagen de su antigua formación en la lucha contra la corrupción.

Entre quienes se han mostrado contrarios a la postura adoptada por Barberá está Javier Maroto, vicesecretario sectorial quien ha asegurado que "no es ejemplar mantenerse en el escaño exclusivamente para disfrutar de una posición de aforamiento" y que no ha actuado ni con "dignidad" ni con "ejemplaridad".

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid con el apoyo de Ciudadanos, ha ido más lejos al pedir a Barberá que abandone su escaño como senadora y proponer un cambio normativo de manera que se pueda sustituir a los diputados por designación autonómica mediante la revocación de su nombramiento por parte de los Parlamentos autonómicos que los hayan designado.
Xabier García Albiol, coordinador general del PP catalán, también se ha sumado al coro de voces críticas con la postura de Barberá al considerar un "grave error" que la exalcaldesa de Valencia mantega su acta como senadora. "Cuando uno accede a un puesto de senador tenemos una obligación con el partido porque es quien nos da la responsabilidad. Rita se equivoca", ha asegurado.