Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La operación de cadera del Rey concluye de forma "plenamente satisfactoria"

La operación de cadera a la que se ha sometido el rey ha concluido de forma "plenamente satisfactoria", tal y como ha informado el Palacio de la Zarzuela. Tras la intervención, el Príncipe de Asturias ha abandonado "muy tranquilo" junto a la Reina el hospital Quirón San José. "Como él diría (en alusión a su padre) el taller es muy bueno, los mecánicos también y el paciente es único, así que estamos muy tranquilos", ha dicho don Felipe antes de despedirse de la prensa. A su llegada al hospital, el monarca había asegurado que hoy sí pasaba "por el taller".

A la salida del centro, Don Felipe ha comentado a los medios de comunicación que ni él ni la Reina han podido ver a Don Juan Carlos, que pasará la noche en observación postoperatoria, equivalente a la Unidad de Cuidados Intensivos. Ambos llegaron al centro después de que el monarca entrara en el quirófano pasadas las ocho de la tarde.
Sin embargo, sí han podido hablar con el doctor que le ha operado, Angel Villamor, quien les ha explicado que "todo ha ido muy bien", según ha relatado el Heredero de la Corona.
Ni la Reina ni el Príncipe han avanzado si mañana volverán al centro para visitar al Rey. "Mañana o..." ha contestado Doña Sofía cuando le ha preguntado la prensa. Es entonces cuando ha intervenido Don Felipe para transmitir la confianza que tienen depositada en el doctor Villamor y en la propia salud del Rey.
"Como él diría ,en alusión a su padre, el taller es muy bueno, los mecánicos también y el paciente es único, así que estamos muy tranquilos", ha dicho el Príncipe antes de despedirse de la prensa.
Tal y como vino, el Heredero de la Corona ha abandonado el hospital conduciendo su propio vehículo, mientras que la Reina se ha sentado en el asiento del copiloto.
"Hoy sí que voy al taller"
"Hoy sí que voy al taller", había dicho el monarca desde el asiento del copiloto del vehículo oficial a los numerosos periodistas que aguardaban a la entrada del garaje del hospital. "¡Qué cantidad...!", ha exclamado el monarca al bajar la ventanilla del coche, sorprendido por el aluvión de periodistas que se agolpaban en las puertas del centro para grabar la llegada del Rey.
Esta ha sido la tercera operación a la que se ha sometido en año y medio el jefe del Estado para que le reconstruyan alguna de sus articulaciones.
Villamor, doctor en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica, ya ha operado al Rey en dos ocasiones anteriores.
Fue el médico que reconstruyó con una prótesis la cadera derecha del monarca en abril pasado tras su caída en Botsuana y quien le intervino en junio de 2011 para colocarle otra prótesis en la rodilla derecha.
Aunque la operación de abril fue consecuencia directa de la caída en Botsuana, Don Juan Carlos también sufría un desgaste en esa articulación fruto de la artrosis, mientras que los dolores que padecía el monarca en su rodilla derecha procedían de "antiguas lesiones producidas en prácticas deportivas", según explicó entonces Zarzuela.
Entre los clientes habituales de Villamor figuran pilotos de moto y toreros, ya que ha puesto en marcha un servicio pionero en medicina deportiva.
En abril pasado, cuando Villamor operó al monarca de la otra cadera, la intervención se prolongó por espacio de unas dos horas y cuarto. Aquella operación fue más complicada porque el Rey llegó con la cadera fracturada, mientras que en esta ocasión solo se trata de colocarle una prótesis.
Tras su intervención quirúrgica de abril pasado, el jefe del Estado recibió el alta cuatro días después de la intervención y retomó inmediatamente su trabajo de despacho.
Una semana después de recibir el alta, retomó las audiencias en Zarzuela, aunque no recuperó su agenda de actos fuera de Palacio hasta mes y medio después.