Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El papel del Rey Juan Carlos en manos del príncipe Felipe

El Rey preside el acto de entrega de becas de La CaixaGtres

El próximo 19 de junio el príncipe de Asturias será proclamado Rey de España. A partir de ese momento, Felipe VI será el jefe del Estado y tendrá potestad para decidir sobre todas las cuestiones que tienen que ver con la Casa Real y decidirá el futuro de su padre. El nuevo monarca decidirá el sueldo que se le asigna y las funciones que realizará. Lo que queda en manos del Gobierno será decidir sobre el aforamiento de Don Juan Carlos.

La Casa Real cuenta con un presupuesto anual de 7.775.040,00 € que le toca al rey distribuir. Con la abdicación de Don Juan Carlos, el príncipe Felipe tendrá que redistribuir este presupuesto para otorgarle una asignación a su padre. Hasta ahora el Rey recibe un sueldo de 292.752 euros brutos anuales y el Príncipe la mitad de esa cantidad, es decir, 146.375,50 euros, repartidos en doce mensualidades.
Además, el nuevo Rey tendrá que decidir que nombramiento recibe su padre y que funciones desempeña. Desde Zarzuela han confirmado que el monarca no hará uso del título de Conde de Barcelona, que tuvo su padre, ni tampoco de ningún otro reservado a la Corona.
Será el nuevo Rey Felipe VI quien fije también qué papel tendrán sus padres Don Juan Carlos y Doña Sofía, aunque la decisión se tomará siempre de acuerdo con el Gobierno. No es necesario, según fuentes de la Zarzuela, que un real decreto establezca cuál será este papel, sino que la lógica indica que estas nuevas tareas se podrán ir decidiéndose en el día a día, igual que en la actualidad se aprueba un real decreto cada vez que el Príncipe acude a una toma de posesión de un presidente iberoamericano.
El portavoz de Zarzuela ha apuntado la posibilidad de que al nuevo Rey y al Gobierno les interese que en algún momento Don Juan Carlos haga algún viaje, teniendo en cuenta su amplia agenda de contactos internacionales.
AFORAMIENTO DEL REY
Sobre el aforamiento del Rey Juan Carlos tendrá que decidir, en cambio, el Gobierno. Desde Zarzuela creen que "lo razonable" es que lo fuera y han explicado que podría hacerse reformando la ley Ley Orgánica del Poder Judicial. De este modo el monarca solo podría ser juzgado por un tribunal superior o por el Supremo por sus actos a partir de su abdicación.