Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy se reúne con Obiang en Guinea

Rajoy y ObiangEFE

   El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aludido este jueves en Malabo al fin de la crisis proclamando que "la tormenta acaba quedando atrás" si se sabe "mantener un rumbo firme" y ha subrayado que, pecisamente, "el trabajo de los líderes consiste en marcar ese rumbo y manterlo frente a los pesimistas".

Según Rajoy, "lo difícil es reconocer, cuando las cosas se derrumban, que en los males presentes está la semilla de un futuro bienestar". "Somos los amos de nuestro destino", ha dicho ante la Cumbre de la Unión Africana, parafraseado al fallecido líder sudafricano Nelson Mandela.
Rajoy se ha reunido con el presidente guineano, Teodoro Obiang, puesto que es el anfitrión de la cumbre, pero es la Unión Africana quien ha realizado la invitación al Jefe del Ejecutivo español, han confirmado fuentes de Moncloa.
Por este motivo, Mariano Rajoy tiene previsto reunirse con el presidente de turno de la UA, el mauritano Mohamed Uld Abdelaziz, así como con la presidenta de la Comisión de la UA, Nkosazana Clarice Dlamini-Zuma.
El mandatario español aprovechará todos sus encuentros para recabar apoyos para que España se convierta en miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) para el bienio 2015-2016.
EL VIERNES, APOYO A JUNCKER
El presidente se trasladará de Malabo a Ypres (Bélgica), donde el viernes participará en el Consejo Europeo que, en esta ocasión, incluye un almuerzo de trabajo a mediodía. No llegará finalmente a la cena de mandatarios prevista para el jueves por la noche.
Rajoy ha explicado que defenderá en el Consejo la elección de Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea, el candidato que eligió el PPE en marzo y el que presentó a las elecciones europeas de mayo, en cuya campaña electoral español también participó. "No tengo otro candidato, teniendo en cuenta además que ha ganado las elecciones", afirmó el lunes el presidente.
España también quiere llevar al Consejo la necesidad de que el crecimiento económico y el empleo sean prioridad en la política europea de los próximos cinco años, y que se dé el impulso definitivo a los acuerdos de libre comercio, como los que se preparan con Estados Unidos y Japón.
Rajoy ha puesto el acento también en el impulso de un mercado único de la energía, un asunto en el que "se lleva tiempo hablando" pero sobre el que "las cosas no avanzan".
"España y Portugal, la península ibérica, somos una isla energética, eso no es mercado único, y tiene que haber interconexiones porque se abarataría mucho el coste de la energía", afirmó el lunes el presidente.
Por otro lado, Mariano Rajoy defenderá en el Consejo una política europea conjunta en materia de inmigración, tema que también se tratará el viernes aunque con profundidad se abordará en el Consejo de diciembre.
El presidente apostará por legislaciones similares en los Estados miembros sobre los derechos y obligaciones de los inmigrantes, porque "es absurdo que haya normas diferentes en une espacio de libre circulación". Y también, por una inversión "decidida" en los países de origen de estas personas y que se prolongue a medio y largo plazo, puesto que "hay cosas que no se resuelven en media hora".