Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy lanza un mensaje de "optimismo realista" frente a Aznar y dice que el diálogo político y territorial ya da frutos

Asegura que los españoles no se han dejado "cautivar" por los "cantos de sirena de demagogos", "envidiado" por otros países
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha lanzado este martes un mensaje de "optimismo realista" ante el futuro y ha subrayado que el año ha comenzado con un ambiente político "sosegado y dialogante", con un diálogo político, social y territorial que "ha producido ya sus primeros frutos". Además, ha recalcado que en el último año la economía española "no se resintió" pese a la "incertidumbre política" y el PIB español creció al menos un 3,2%, el doble de la media de la eurozona y el mayor crecimiento de los países grandes del euro.
Esta visión optimista de Rajoy --durante un acto en el foro ABC-Deloitte-- contrasta con la que ofreció este lunes el expresidente José María Aznar en un acto con el exministro Jaime Mayor Oreja y la expresidenta del PP vasco María San Gil, en el que advirtió de la "desvertebración" social, política y territorial de España, al tiempo que lamentó la actual "debilidad" y "debilitamiento" del país.
Sin embargo, Rajoy ha asegurado que él quería lanzar un "mensaje de optimismo realista" porque forman parte de la realidad española "algunas certezas" que no se deben "despreciar". Eso sí, ha reconocido que es cierto que tienen "muchas incertidumbres" que no se pueden ignorar porque sería "irresponsable e imprudente". "Ya saben que cualquier realidad ignorada prepara su venganza", ha enfatizado.
En su discurso, el jefe del Ejecutivo ha destacado cómo los ciudadanos, después de soportar una crisis económica "durísima", han actuado con "moderación, sensatez y responsabilidad", virtudes que, "junto a la paciencia", se pusieron "claramente de manifiesto a lo largo del convulso 2016".
"En parte por ello, en parte por las reformas aprobadas de la legislatura y también por la seguridad que dio contar con unos presupuestos, pudimos comprobar con satisfacción que la economía española no se resintió de la incertidumbre política", ha proclamado, para repasar cifras que, a su juicio, evidencian la "fortaleza" de la recuperación económica de España.
En clave política, ha señalado que la sociedad española no se ha dejado "cautivar por los cantos de sirena de demagogos o extremistas", algo que, en su opinión, es "alabado" e incluso "envidiado" por otros países". Además, ha subrayado que la nueva composición del Parlamento muestran que el dialogo es "un imperativo político" y una "necesidad ineludible en situaciones tan complejas como la actual".
"CAMBIO EN EL AMBIENTE POLÍTICO"
Rajoy ha recalcado que 2017 ha arrancado con "buenos datos y buenas previsiones económicas" pero también se ha producido un "notable cambio en el ambiente político". Así, ha destacado que el diálogo político, social y territorial se ha plasmado en numerosas iniciativas conjuntas que abarcan diferentes áreas.
Por todo ello, ha dicho que se está abriendo en la vida pública española un "horizonte esperanzador y tranquilizador", así como "un horizonte de confianza". Esperanzador, ha proseguido, porque cada acuerdo que se consigue "es simiente para nuevos pactos". "Cada vez que los responsables políticos demostramos que podemos entendernos se recortan los recelos, se suaviza la polarización y se reduce la desconfianza acumulados en un periodo demasiado largo de desabrido enfrentamiento político", ha agregado.
Igualmente, el presidente del Gobierno ha señalado que el horizonte es tranquilizador porque "los pactos generan confianza". Según ha agregado, las reformas aprobadas con el consenso de varios partidos "nacen con el sello de la estabilidad" y están "destinadas a durar en el tiempo".
En este sentido, ha insistido en que encaran este año con un ambiente político "mucho más sosegado y dialogante". "Un dialogo articulado en torno a tres ejes: político, social y territorial y que ha producido ya sus primeros frutos", ha manifestado, para añadir después que el mandato de diálogo exige gobernar con "moderación, prudencia y solvencia".
UNA LEGISLATURA "LARGA Y FRUCTÍFERA"
Y en esa línea de mano tendida al diálogo, Rajoy ha afirmado que espera que los acuerdos que vienen jalonando los primeros días de 2017 "marquen la tónica general" de la legislatura. De hecho, ha recalcado que él hará todo lo posible para que sea una legislatura "larga y fructífera" para los españoles. "Por falta de esfuerzo y dedicación por mi parte, no ha de quedar", ha concluido.
Rajoy se ha pronunciado así en un almuerzo informativo organizado por ABC-Deloitte al que ha acudido buena parte de su gabinete, como la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros Juan Ignacio Zoido (Interior), Dolors Monserrat (Sanidad) e Iñigo Méndez de Vigo (Educación, Cultura y Deporte. También estaban presentes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el presidente de la CEOE, Juan Rosell, entre otros.