Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy acude a la cumbre sobre empleo juvenil convocada por Merkel en Berlín

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acude a la cumbre sobre empleo juvenil convocada en Berlín por la canciller alemana, Angela Merkel, que se dedicará a dar un impulso a las decisiones del Consejo Europeo de la semana pasada, en particular adelantar el fondo de 6.000 millones contra el paro juvenil, y al intercambio de experiencias, aunque no se esperan nuevas iniciativas.

Al encuentro está previsto que asistan 20 jefes de Estado y de Gobierno, entre otros, el presidente francés, François Hollande, o el primer ministro italiano, Enrico Letta. También han confirmado su participación los presidentes de la Comisión, José Manuel Durao Barroso; el Consejo Europeo, Herman Van Rompuy; y la Eurocámara, Martin Schulz, según han informado fuentes diplomáticas.
"Vamos a reunirnos en Berlín para sumar al impulso de la lucha contra el paro juvenil", ha dicho Barroso este martes en un discurso ante la Eurocámara. Su portavoz ha explicado que se trata de que los líderes intercambien "ejemplos positivos y buenas prácticas", así como "los problemas a los que se enfrentan a la hora de reformar el mercado laboral".
La conferencia comenzará por la mañana con una reunión de los ministros de Empleo de la UE y de los responsables de los servicios públicos de empleo. A partir de las 14:00 horas llegarán a la cancillería los jefes de Estado y de Gobierno. El encuentro concluirá con una rueda de prensa a las 17:15 horas.
La prioridad para los líderes europeos es poner en marcha la denominada "garantía juvenil": el compromiso de ofrecer a los menores de 25 años que abandonan el sistema educativo un empleo, más formación o prácticas en un plazo máximo de 12 meses. Para ello, los Estados miembros disponen de los 6.000 millones de euros -que podrían ampliarse hasta 8.000 con sobrantes presupuestarios- y también de las ayudas del fondo social europeo.
Bruselas calcula que el fondo social europeo dispondrá de 10.000 millones de euros anuales durante los próximos 7 años y espera que los Estados miembros gasten buena parte de estas ayudas también en paro juvenil.
Estrategia de empleo joven
Mariano Rajoy ya ha anunciado que sopesa dedicar los 1.900 millones de euros que le corresponden a España del fondo contra el paro juvenil a reducir las cotizaciones sociales a los contratos jóvenes. España, y el resto de beneficiarios de estas ayudas, deben enviar antes de fin de año un plan a Bruselas en el que detallen cómo pretenden gastarlas. Barroso ha dicho que enviará de nuevo un equipo de expertos a Madrid para asesorar al Gobierno.
Fuentes de Moncloa han precisado a Europa Press que esos programas a los que se dedicarán los fondos del empleo joven tendrán como base la estrategia de empleo juvenil que presentó la ministra de Empleo, Fátima Báñez, con los sindicatos el pasado mes de febrero.
Rajoy defenderá este miércoles en Berlín el "espíritu" de los acuerdos alcanzados en Bruselas. Se trata de "ratificar" los compromisos del Consejo Europeo e impulsar las medidas aprobadas, en especial las relativas al empleo juvenil, según las mismas fuentes.
Este martes, en el Pleno monográfico celebrado en el Congreso sobre los resultados de la cumbre europea, Rajoy ha asegurado que "deben aumentar" los fondos europeos para la lucha contra el desempleo juvenil aprobados la pasada semana y ha subrayado que seguirá "dando la batalla en el futuro".
A poco más de dos meses de las elecciones alemanas, fuentes gubernamentales reconocen que la canciller quiere "visualizar" en Belín, en presencia de todos los mandatarios europeos, que está luchando contra el paro juvenil.
Malestar con la iniciativa de Merkel
La convocatoria de esta reunión por parte de Merkel sólo unos días después del Consejo Europeo y al margen de la presidencia de turno de Lituania ha provocado malestar en las instituciones europeas y en algunas capitales. El Parlamento Europeo llegó a presentar una protesta oficial por no haber sido invitado y finalmente ha logrado que asista Schulz.
"Se trata de un ejercicio de relaciones públicas de Merkel", ha asegurado un diplomático europeo. "Es para ayudar a su campaña electoral y contrarrestar la imagen negativa de Alemania como abanderada de las políticas de austeridad. Su valor añadido es cero", ha denunciado.
Por el camino parece haber quedado abandonado el plan germano-francés para aumentar los recursos contra el paro juvenil, que consistía en utilizar los 6.000 millones de euros como garantía para movilizar hasta 60.000 millones. De iniciativa, que se publicó en abril en la prensa alemana, no se ha vuelto a hablar durante las últimas semanas.