Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy defiende la independencia de Moix y acusa a Pablo Iglesias de querer controlar a jueces y fiscales

El líder de Podemos carga contra el fiscal Anticorrupción y justifica su moción de censura ante el presidente
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este miércoles la "independencia" y la "profesionalidad" del fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, ante las críticas del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. De hecho, el jefe del Ejecutivo ha acusado al líder del partido morado de ser él quien pretende controlar la acción de jueces y fiscales.
Así lo ha asegurado durante la sesión de control a Gobierno en el Congreso, al ser preguntado por Iglesias sobre si está satisfecho con el trabajo del fiscal Anticorrupción. El líder de Podemos partía de las críticas que ha suscitado Moix por algunas de sus primeras medidas en el cargo, como oponerse a un registro en el marco de la 'Operación Lezo', el relevo de los fiscales que llevan el caso del 3% contra la antigua Convergència (CDC) o sus sugerencias sobre estudiar la posibilidad de sancionar la publicación de sumarios declarados secretos.
"Lo valoro muy positivamente. El fiscal es un profesional con una exitosa trayectoria que actúa con total independencia y profesionalidad y creo que está funcionando muy bien la Fiscalía Anticorrupción y usted debería alegrarse", ha respondido Rajoy a Iglesias, quien no ha dado por buenas sus explicaciones e incluso ha avisado al presidente de que ni siquiera sus diputados están satisfechos con el trabajo de Moix.
ABUCHEOS DEL PP A IGLESIAS
"Hasta su bancada ha tenido que hacer un esfuerzo para aplaudir", le ha espetado el líder del Podemos, recibiendo como respuesta los abucheos y las quejas de los parlamentarios 'populares', molestos por sus palabras.
Iglesias ha dedicado gran parte del tiempo de su intervención a recordar a Rajoy que fue él quien en 2009 pidió la dimisión del ministro de Justicia socialista Mariano Fernández Bermejo, después de conocerse que había estado de cacería con el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón cuando esté investigaba el caso Gürtel; ministro que después dimitió.
"Usted dijo que era un atentado a la calidad democrática", ha afirmado Iglesias, citando al presidente, antes de comenzar a recordar otras frases más recientes sacadas de las grabaciones entre el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González y el exministro Eduardo Zaplana hablando sobre el nombramiento de Moix como fiscal Anticorrupción antes de asumir el cargo.
IGLESIAS DEFIENDE LA MOCIÓN DE CENSURA
"Todos los ciudadanos españoles han visto que el señor Moix se ha dedicado a impedir su trabajo a los fiscales anticorrupción y a tratar de evitar los registros que perjudicaban al señor González. Es enormemente grave", ha denunciado Iglesias, quien ha aprovechado para defender la moción de censura contra Rajoy que está impulsando su grupo.
Las citas de Iglesias han sido recibidas con sorna por Rajoy. "Le agradezco que me cite. Si usted perseverara en ello podría hablar con mayor conocimiento de causa", ha bromeado, antes de devolver a Iglesias su acusación sobre el intento de controlar a jueces y fiscales desde el poder Ejecutivo.
Así, el presidente ha recordado que el líder de Podemos defendía hace un año la necesidad de que determinados puestos claves en la justicia, como el Fiscal General de Estado o los magistrados del Tribunal Constitucional estuvieran ocupados por "personas capaces, con diferentes sensibilidades políticas, pero comprometidas con el programa del Gobierno del Cambio".
Así constaba en la primera versión, que luego la formación morada corrigió, del programa de Gobierno que trasladó en febrero al exlíder del PSOE Pedro Sánchez para formar un Gobierno de coalición tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015.
"Esa es su posición, que yo ni la respeto ni la dejo de respetar, sólo la constato. La mía es que los jueces y fiscales no tienen que estar comprometidos ni con el Gobierno del cambio ni del recambio, sólo con la ley y el Estado de Derecho. Eso es democracia", ha zanjado el presidente.