Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy dice que el resultado de las andaluzas no es extrapolable a otros comicios

María Dolores de Cospedal, Mariano Rajoy y Javier Arenas en GénovaEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho hincapié en la idea en que el resultado cosechado por el PP en las elecciones andaluzas, el peor en 25 años, no es extrapolable a otros comicios, ya que, a su juicio, cada elección es diferente, según han informado fuentes 'populares'. Rajoy, ha convocado al Comité Ejecutivo Nacional para analizar el batacazo de su formación, al pasar de los 50 a los 33 escaños.

De la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PP se han ausentado casi todos los 'barones' territoriales a pesar de que esta cita estaba convocada hace más de cinco días. Entre los ausentes:  Juan Vicente Herrera (Castilla y León), Pedro Sanz (La Rioja),  Ignacio González (Madrid),  Alberto Núñez Feijóo (Galicia), Alberto Fabra (Comunidad Valenciana), Alberto Garre (Murcia),  José Antonio Monago (Extremadura), Luisa Fernanda Rudi (Aragón) e Ignacio Diego (Cantabria).
Sí que ha acudido a 'Génova' el presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, que ha tomado la palabra en este encuentro a puerta cerrada. También lo han hecho la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, y el vicesecretario de Organización y Electoral y director del comité de campaña, Carlos Floriano.
Durante la reunión no ha intervenido la secretaria general del PP  y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, según han indicado las mismas fuentes.
Si el 25 de marzo de 2012, Javier Arenas lograba el 40,67 por ciento de los votos que se traducían en 50 escaños, tres años después el PP ha bajado 17 escaños, lo que supone un fuerte revés para los populares. Esa caída ha sido mayor incluso que el sondeo del CIS, que pronosticó para el PP 34 escaños frente a los 44 del PSOE.
Los votantes andaluces han vuelto a dar su confianza de forma mayoritaria al PSOE de Susana Díaz (47 escaños), que ha sacado el mismo número de actas que José Antonio Griñán hace tres años. La tercera fuerza ha sido Podemos con 15 escaños. Con fuerza ha inrrumpido también Ciudadanos, que ha obtenido 9 escaños.
Antes de la reunión, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, se ha referido a los datos electorales, asegurando que para el PP "no ha sido un buen resultado". No obstante, ha dicho igualmente que los datos reflejan que el PSOE y el PP "siguen siendo las dos primeras fuerzas en Andalucía".

"Se ha hablado mucho de si se ha roto el bipartidismo, pero el PSOE y el PP seguirán siendo las dos primeras fuerzas en las próximas autonómicas y municipales, y en las nacionales también", ha enfatizado.
El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha sido tajante al afirmar que su partido recibió "un correctivo" en las elecciones de Andalucía y ha pedido un análisis de lo ocurrido de cara a las municipales y autonómicas de dentro de dos meses y a las generales de finales de año.
"Claramente nos han dado un correctivo", ha dicho Posada al entrar en el Comité Ejecutivo Nacional del PP en Madrid. Ha alabado la campaña del candidato andaluz, Juan Manuel Moreno, quien era "poco conocido" para el electorado y ha "ido a mejor" con el paso de los meses, pero ha admitido que el resultado es malo.
La derrota del PP en las elecciones andaluzas es un resultado "infinitamente peor" del que cabía esperar, ha reconocido el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo.
En un desayuno informativo, el ministro ha atribuido el mal resultado a los recortes que el Gobierno ha tenido que introducir en los servicios públicos para hacer frente a la crisis y a la "fragmentación" del voto de centro derecha (como consecuencia de la irrupción de Ciudadanos), que ha beneficiado "a la izquierda radical".
Otro ministro, el de Turismo, Energía e Industria, José Manuel Soria, ha reconocido que los resultados "no son buenos", ya que están "por debajo de las expectativas" del partido.
Por último, el jefe de campaña del PP, Pablo Casado, ha señalado que, aunque es una decisión que corresponde al PP-A, prevé que su partido "no facilitará la gobernabilidad" de la candidata socialista y ganadora de las elecciones de este domingo, Susana Díaz, a la que el "objetivo por el que convocó las elecciones no le ha salido bien".

Casado ha dicho que el apoyo para la investidura es algo que "corresponde" decidir al presidente del PP-A, Juanma Moreno, pero ha añadido que no cree que se produzca. "No vamos a apoyar la gobernabilidad de Susana Díaz porque hay un parlamento más fragmentado y el objetivo de dar estabilidad a Andalucía no ha salido bien. Tendrá que ser ella la que trace los acuerdos que correspondan", ha insistido.

Casado ha interpretado los resultados obtenidos por los 'populares' andaluces desde un "análisis de humildad y transparencia" y ha dicho que no se esperaban "este resultado" porque son "un partido ganador" que "sale a ganar siempre". En cualquier caso, ha destacado que lo positivo es que el PP-A y su candidato a la Presidencia "han hecho una gran campaña centrada en lo que importa a los andaluces y con un tono de moderación, cercanía y humildad, que es lo que hay que hacer".