Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quince días para pedir un referéndum

Tras la aprobación de la reforma constitucional por el Senado se abren nuevos plazos

Se inicia la cuenta atrás para la solicitud de un referéndum. Una vez que la reforma constitucional ha pasado el trámite en el Congreso y el Senado, los parlamentarios tienen quince días para pedir la convocatoria de una consulta popular. Así, para la celebración del referéndum son necesarias las firmas de 26 senadores o 35 diputados.
Después de que la reforma constitucional ha contado con el respaldo del Congreso y el Senado, gracias a los apoyos de PSOE, PP y UPN, se abre el plazo para la solicitud de referéndum.
Así, una vez que el trámite en el Senado no ha supuesto ningún cambio en la propuesta pactada entre socialistas y populares, el texto no deberá volver al Congreso y se abre un plazo de quince días para solicitar la celebración de una consulta popular.
De esta manera, los parlamentarios tienen hasta el próximo 22 de septiembre para pedir la consulta para lo que se necesita la firma de 26 senadores o 35 diputados.
El artículo 167 de la Constitución regula que, aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación si así lo solicitan una décima parte de los miembros de cualquiera de las Cámaras.
El miércoles, el Senado dio el sí a la reforma de la Constitución que limita el déficit de las administraciones públicas.
La Cámara Alta aprobó el texto por 233 votos a favor frente a solo 3 votos en contra. Así, la reforma salió adelante con el apoyo de los mismos grupos que en el Congreso, después de que la mayoría de la que disfrutan socialistas y 'populares' hiciera inviable la incorporación de las enmiendas que habían presentado los partidos de izquierda y los nacionalistas vascos, catalanes y canarios.