Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont reprocha al Estado que se niegue a dialogar pero se reuniera con ETA

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha reprochado este miércoles al Estado que mantuviera dos reuniones con ETA para pactar el cese de la violencia pero ahora se niegue a dialogar con los independentistas catalanes.
En el discurso con que se ha sometido a la cuestión de confianza en el Parlament, ha deplorado que el presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijóo (PP), declarara durante la reciente campaña electoral gallega que no se puede negociar "con la pistola del separatismo encima de la mesa".
Según Puigdemont, el Estado considera erróneamente que Catalunya es su peor enemigo: "Para negociar con ETA se reunieron en dos ocasiones, y para negociar con nosotros no aceptan ni sentarse en la mesa", ha dicho.
Ha defendido que un referéndum pactado con el Estado es una demanda pacífica y democrática apoyada por miles de catalanes pero "no ha recibido la consideración adecuada" de los principales partidos estatales.
Además, ha alertado de que el Estado lleva a cabo una estrategia de recentralización unilateral que perjudica a todos los catalanes por igual, sean o no independentistas, y ha ensalzado que, aun así, el Govern impulse la economía y la productividad, y proteja a los colectivos más vulnerables.