Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont quiere que su tren llegue lejos

El flamante president ha inaugurado su cargo con una inauguración. La cosa va de trenes y, además de la clásica queja, de que "en el caso de las infraestructuras, o las hacemos o no nos las harán". La metáfora ferroviaria sale sola: "Nosotros ponemos trenes en la vía. No para que choquen, sino para que lleguen lejos". Por eso en Esquerra, no ocultan su alegría. "Nos podemos felicitar o mostrar la satisfacción por tener un Gobierno claramente independentista", decía su secretaria general, Marta Rovira. Y por eso, en Ciudadanos no entienden la cesión de senadores que el PSOE ha hecho para que ERC y la marca de Convergencia creen grupo propio. Tampoco algunos barones socialistas, aunque también hay voces en su partido que lo defienden como algo normal para que no sólo PP y PSOE tengan grupo en un Senado que les gustaría reformar.

Menos normal, dice su secretaria de Relaciones Internacionales, Carme Chacón, que Esquerra no se reúna con el Rey o que Ada Colau se queje porque Podemos no pueda formar 4 grupos en el Congreso. Afirma que si se siente engañada, fue por parte de Pablo Iglesias, porque el reglamento de la Cámara Baja es claro. Pero que aún así, el PSOE, tanto en Cataluña como en Madrid, buscará consenso para el cambio, para reformar la Constitución y un nuevo pacto territorial de convivencia.