Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión provisional para una dirigente de CGT por hacer una hoguera el 29-M en Barcelona

Laura Gómez está presuntamente implicada en los destrozos de Barcelona

Otros dos sindicalistas de Seat, puestos en libertad tras prestar declaración

La titular del Juzgado de Instrucción 23 de Barcelona ha decretado prisión provisional sin fianza para la secretaria de organización de CGT de Barcelona, Laura Gómez, que ha sido detenida este martes por su presunta participación en los destrozos y la hoguera frente a la Bolsa de Barcelona durante la huelga general del 29 de marzo. Por otro lado, los Mossos d'Esquadra han dejado en libertad a dos delegados sindicales de Seat, uno de CC.OO. y otro de UGT, después de que les detuvieran a mediodía por agredir presuntamente a un agente fuera de servicio durante un piquete en la fábrica.
La sindicalista ha sido puesta a disposición judicial este miércoles a las 08.30 horas por desórdenes públicos, incendio, daños u coacciones y un delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas, han informado fuentes judiciales.
En el auto judicial, la juez justifica la orden de prisión provisional, que también ha pedido el Ministerio Fiscal, "a fin de evitar la reiteración delictiva de la imputada" y por el riesgo de fuga de la misma.
El abogado de la arrestada ha manifestado que la decisión le parece una "desproporción absoluta", y ha explicado que la juez no ha aceptado ninguna de sus alegaciones, por lo que recurrirá la decisión en los tres próximos días. Según ha explicado el letrado, Gómez ha reconocido ante el juez que estuvo presente en la quema de una caja de cartón con billetes falsos ante la Bolsa de Barcelona, y que iba con el rostro descubierto.
El portavoz de CGT, Carlos Navarro, que ha pedido la libertad de Gómez, ha tildado la decisión judicial de "retorno al fascismo", añadiendo que ni la detención ni su ingreso en prisión están justificados y suponen un abuso de poder.
"Estos baremos no se aplican a los banqueros, ni a los políticos investigados por la Fiscalía Anticorrupción a quienes se deja en libertad. Realmente nos cuestionamos la llamada 'independencia judicial'", deplora el sindicato en un comunicado.
Por otro lado los Mossos d'Esquadra han dejado en libertad a dos delegados sindicales de Seat, uno de CC.OO. y otro de UGT, después de que les detuvieran el mediodía de este miércoles por agredir presuntamente a un agente fuera de servicio durante un piquete en la fábrica en la huelga general del 29 de marzo.
Según han explicado fuentes sindicales, la policía catalana les ha arrestado mientras estaban trabajando hacia las 13.00 horas, les ha esposado alegando que estaban detenidos "por la acusación de un mosso" y les ha trasladado a la comisaría de Martorell.
Los detenidos no han querido declarar en sede policial porque no han reconocido los hechos de los que se les acusa, ha señalado en declaraciones el secretario de industria de CC.OO. de Barcelona, Javier Pacheco.
Según un comunicado de la policía catalana, a los arrestados, José Antonio J.O., vecino de Esparreguera de 40 años, y José Javier E.M., vecino de L'Hospitalet de Llobregat de 48 años, se les han imputado delitos de atentado contra agentes de la autoridad, daños, coacciones y una falta de lesiones.
Los hechos sucedieron presuntamente a las 07.00 horas de la jornada de huelga general cuando los delegados sindicales participaban en un piquete informativo en la rotonda ante el polígono industrial de Abrera (Barcelona), llegando a cortar la circulación para evitar que los trabajadores fueran a trabajar.
Según los Mossos, el agente agredido iba a trabajar cuando se encontró con el piquete y, tras identificarse como policía, recibió un puñetazo a través de la ventana, además los sindicalistas también dañaron su coche.
El objetivo de las detenciones de representantes sindicales es, según Pacheco, "condicionar la voluntad de movilización contra los recortes" con un excesivo seguimiento de los piquetes. También ha criticado la detención que, a su juicio, se ha producido "como si fueran delincuentes comunes", ya que en vez de enviarles una citación judicial se les ha arrestado en su puesto de trabajo sin previo aviso.