Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para 6 detenidos de la Camorra, que han declarado al juez que sólo se dedicaban a "hacer pizzas y poner cafés"

Uno de ellos resta importancia a que le hayan incautado 150 kilos de cocaína y un arma: "Son una tontería"
El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha dictado este viernes prisión incondicional para seis de los catorce detenidos en España en la operación europea contra la Camorra, que han declarado que ellos sólo se dedicaban a "hacer pizzas y poner cafés" en los negocios que esta organización utilizaba para blanquear dinero del tráfico de drogas.
Según han informado fuentes jurídicas, los seis han comparecido ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 a lo largo de la mañana y la Fiscalía Anticorrupción ha pedido su ingreso en prisión provisional sin fianza, que después ha sido confirmada por el magistrado. Se les acusa de pertenencia a organización criminal, blanqueo de capitales, delito contra la salud pública y falsedad en documento oficial.
La operación se llevó a cabo el pasado miércoles simultáneamente en España, Italia y Alemania. En Barcelona y su área metropolitana, los Mossos d'Escuadra y la Guardia Civil arrestaron a catorce personas --diez italianos, un español, un chileno, un venezolano y un colombiano-- y se efectuaron más de una docena de registros.
Según los investigadores, todos ellos formaban parte de una organización criminal internacional dedicada al blanqueo de capitales procedente de varias actividades delictivas, entre ellas el tráfico de cocaína y hachís en dichos países europeos. Para este lavado de dinero, la red utilizaba negocios de hostelería, automóviles y joyas.
De los catorce detenidos, el juez García Castellón ha citado a seis a declarar, pero todos han negado su implicación en la trama. De hecho, han asegurado que ellos sólo eran "pizzeros" y que su única ocupación era "hacer pizzas y poner cafés", según las fuentes consultadas.
UN ARMA ES "UNA TONTERÍA"
Además, uno de ellos ha restado importancia en el interrogatorio al hecho de que se le incautaran 150 kilos de cocaína y una pistola durante el operativo policial, para añadir después que las dos cosas son "una tontería". Por eso, aparte de ser acusado de los mismos delitos que a los demás, se le imputa tenencia ilícita de armas.
Todas las empresas que utilizaba la organización criminal eran empleadas, a través de una estructura de testaferros, para el blanqueo de dinero procedente de las actividades delictivas del clan, especialmente del tráfico de drogas.
En diversas intervenciones realizadas durante la investigación, los agentes policiales de Italia y España se han incautado de 520 kilos de cocaína y más de 450 kilos de hachís y marihuana.