Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prevista una comparecencia en el juzgado para declarar fallecido al 'niño pintor' tras 29 años desaparecido

El Juzgado de Primera Instancia número 8 de Málaga tiene previsto acoger el próximo miércoles día 28 una comparecencia sobre la declaración del fallecimiento de David Guerrero, conocido como 'el niño pintor', que lleva más de 29 años desaparecido desde que salió de su casa en la capital malagueña cuando contaba con 13 años.
Así lo han informado fuentes judiciales, quienes han apuntado que este procedimiento se trata de un expediente de jurisdicción voluntaria, tal y como está recogido en el Código Civil, en el que una parte solicita la declaración de fallecimiento de una persona desaparecida.
El Boletín Oficial del Estado (BOE) del 4 de agosto pasado publicó un edicto de dicho juzgado en el que se ponía en conocimiento este expediente que se sigue a instancia de la madre del desaparecido, que salió de su casa en la capital el 6 de abril de 1987, momento desde el que no se tienen noticias, "ignorándose su paradero".
El acto de comparecencia previsto para el próximo miércoles consiste en que el solicitante del expediente exponga su petición, escuchándose también a familiares del desaparecido, tras lo que habrá un informe del ministerio fiscal. Posteriormente, se dictará un decreto de declaración de fallecimiento.
Las fuentes han precisado que antes de esta comparecencia, por parte del juzgado se han publicado edictos anunciando el trámite por si alguien tiene datos sobre el desaparecido o conoce su paradero; además de que se mandó un oficio a la Policía por si había habido novedades en la búsqueda.
El niño, que ahora tendría 43 años, salió de su casa el 6 de abril de 1987 para ir a una galería de arte donde exponían un cuadro suyo y a clases de pintura, para lo que debía coger un autobús de línea que lo llevara hasta el centro de la capital. Desde ese momento, no se ha vuelto a conocer su paradero.