Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos censura que quienes celebran la Constitución son los mismos que la violan a diario

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha reiterado su apuesta por la reforma constitucional considerando el texto vigente como un "punto de partida" y ha denunciado que quienes mantienen la Constitución de 1978 son los mismos que la "violan a diario".
En declaraciones en el Congreso, donde ha acudido al acto institucional con motivo del Día de la Constitución, el dirigente de Podemos ha señalado que los máximos defensores de la Carta Magna, "aquellos que se autodefinen como constitucionalistas", en alusión a PP, PSOE y Ciudadanos, son "los mismos que violan a diario derechos recogidos" en el texto, como el del trabajo, el de la vivienda digna, los de la infancia, o las pensiones.
"Son los mismos que mantienen la Constitución de 1978 no como un punto de partida hacia una Constitución mejor sino como una suerte de jarrón chino que no se puede tocar", ha añadido, recordando que en casi 40 años sólo ha sido reformada dos veces, la última, en 2011, para modificar el artículo 135 y "meter la marca de ganado de los bancos extranjeros".
A su juicio, es hora de cambiar la Constitución tomando el texto de 1978 como "un punto de partida" y "un instrumento" apara adaptarse a la realidad actual, porque la sociedad actual no es la misma que la de entonces.
Y TAMBIÉN PARA EL DERECHO A DECIDIR
En similares términos se ha pronunciado Carolina Bescansa, responsable de Análisis del partido morado, quien considera que "los enormes niveles de injusticia social demuestran que la Constitución de 1978 no esta funcionando y debe ser punto de partido para un proceso de cambio".
En esa actualización del texto constitucional, Bescansa ha pedido incluir "el derecho a que las distintas nacionalidades expresen como quieren articularse en el país", así como el "derecho a decidir cómo se organiza la economía".