Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Podemos Euskadi dice que el partido debería tomar "cada vez menos decisiones en Madrid y más en otros lugares"

Pide al Gobierno que acerque a los presos a Euskadi y a los reclusos que reconozcan el daño causado y pidan perdón
La secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, ha afirmado este jueves que en la formación morada se deberían tomar "cada vez menos decisiones en Madrid y más en otros lugares" como, por ejemplo, en Euskadi, ya que, aunque "hemos tomado muchas, en nuestra opinión, no es suficiente".
Según ha señalado en una entrevista a ETB 1, recogida por Europa Press, Podemos Euskadi celebrará este próximo domingo en la localidad vizcaína de Durango una asamblea autónomica en la que quieren "comparar propuestas, recogerlas y llevarlas a Madrid", en referencia a la celebración de la denominada Vistalegre II, Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos, que se celebrará los días 10, 11 y 12 de febrero.
De esta manera, y tras destacar que "las decisiones políticas que se toman en Euskadi las toma la dirección de Euskadi", Alba ha indicado que Vistalegre II no se trata de "un problema de modelos", sino de "un debate sobre modelos", y que la apuesta de Podemos Euskadi "es muy clara". "Se deben tomar cada vez menos decisiones en Madrid y más en otros lugares como, por ejemplo, en Euskadi, donde hemos tomado muchas, pero, en nuestra opinión, no es suficiente", ha añadido.
En este sentido, ha dicho que, con este fin, se ha organizado el próximo domingo en Durango la asamblea autonómica. "Allí mantendremos especialmente ese debate. Antes de llevar el debate a nivel estatal, queremos tener el debate aquí. Queremos comparar propuestas, recogerlas y llevarlas a Madrid", ha reiterado.
En este sentido, ha lamentado que Vistalegre I fue "bastante centralista", ya que, en aquel momento, "no existían ni direcciones autonómicas, ni direcciones municipales, y eso fue bastante evidente en el debate".
En su opinión, la mayoría de los que participaron "estaban en Madrid o eran muy famosos, salían mucho en la tele, pero no se escucharon voces plurales, y eso es lo que tenemos que evitar en la próxima asamblea, no podemos dejar fuera las voces diferentes".
De esta manera, la secretaria general de Podemos Euskadi ha asegurado que va a recoger las propuestas que se realicen en la asamblea autonómica y las llevará a Madrid. "Si Iñigo Errejón las adopta, muy bien, y si Pablo Iglesias también las adopta, estupendo. Nosotros ofreceremos a todos esas propuestas, y si alguien se quiere presentar a secretario general, que adopte las propuestas vascas", ha afirmado.
GOBIERNO Y PRESOS
Por otro lado, Nagua Alba ha reiterado la petición al Gobierno central de que acerque a los presos de ETA a cárceles de Euskadi y a los reclusos de la banda a que reconozcan el daño causado, y ha anunciado que la que fuera candidata a lehendakari de la coalición Elkarrekin Podemos, Pili Zabala, no acudirá a la manifestación convocada por Sare el próximo sábado en Bilbao, "porque tiene un viaje y no podrá ir", pero que ella sí estará, aunque sea a título personal.
En este sentido, ha indicado que "aún no se cumplen los condicionantes" para que Podemos Euskadi acuda como partido a la marcha en favor de los derechos de los presos, ya que, aunque tienen "muchas cosas en común" con la convocatoria, "faltan aspectos en torno al reconocimiento".
"Es una convocatoria cada vez más plural, más integradora, y yo creo que debemos apostar por eso, y por eso quiero estar el sábado, porque creo que Sare está haciendo un gran esfuerzo para que la convocatoria sea plural y eso es lo que debemos impulsar", ha afirmado.
De esta manera, Alba ha vuelto a solicitar al Gobierno central el acercamiento de presos a Euskadi, y ha asegurado que "las políticas de excepción no eran justas antes, cuando ETA estaba activa, y no son justas ahora".
En su opinión, el hecho de que los presos "no estén aquí" supone "un castigo también para los familiares", por lo que ha apostado por "terminar con esas políticas que no tienen sentido, sobre todo por la pacificación, y por poder dar los pasos necesarios para la convivencia".
Asimismo, ha destacado que los presos de ETA deben reconocer el daño causado ya que "es lo que está pidiendo la mayoría de la sociedad vasca". Además, ha señalado que "ya hemos visto muchos ejemplos en los que el reconocimiento del daño causado y el pedir perdón a las víctimas por parte de los presos es exitoso".
"Claro, no se puede obligar a nadie a hacerlo, pero, cuando se siente de verdad y cuando se dice de verdad, ayuda en la pacificación y enriquece y refuerza a la sociedad vasca", ha asegurado.
ALAVA
Además, Nagua Alba ha manifestado que "el problema" con los junteros de la formación en Álava, que rechazaron abstenerse en la votación de los Presupuestos alaveses por considerarlos "antisociales", mientras que la dirección había acordado abstenerse en la votación de las Cuentas, "viene de lejos", y que la decisión de que dejen de recibir el sueldo como procuradores de la formación morada "es lógica hasta que se solucione".
Alba se ha referido al hecho de que la Ejecutiva de Podemos Euskadi haya acordado, como "medida cautelar", que el grupo juntero de Podemos en Álava solicite dar de baja la liberación de Koldo Martín y Javier Bizarro, de forma que dejarán de cobrar un sueldo como procuradores, ya que la formación morada considera "incoherente" que ambos reciban esta retribución como representantes de Podemos en las juntas alavesas cuando "no actúan de acuerdo con las directrices" del partido.
La secretaria general de la formación en Euskadi ha destacado que "el problema ya no está en manos de la Dirección", y que su función ha sido la de "ejercer de intermediario".
"Me reuní con ellos para buscar una solución y fue imposible. Y si eso es imposible, el caso hay que llevarlo a la Comisión de Garantías Democráticas, porque ya no es un caso político, sino que yo diría que es jurídico. Nosotros tenemos unas normas, que se utilizan cuando hay disputas, y cuando no se pueden solucionar por medio del debate, para solucionarlas jurídicamente, la Comisión decidirá qué consecuencias va a haber, si es que las hay", ha explicado.