Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pere Pujol augura que no tendrá "ni cinco" por la confesión de su padre

Pere Pujol comparece en la comisión del Parlament sobre faude fiscalEFE

Pere Pujol Ferrusola, hijo del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, ha augurado este lunes que no tendrá "ni cinco" en el futuro por las consecuencias del impacto de la confesión de su padre, aunque ha admitido que es una situación que no sufren ahora ni él ni sus hermanos.

Durante su comparecencia en la comisión de investigación sobre el fraude en el Parlament, ha admitido que fueron desafortunadas las declaraciones de su madre, Marta Ferrusola, de que sus hijos van "con una mano delante y otra detrás" en el ámbito económico, aunque ha defendido la comparecencia que ella hizo en la cámara.
La comparecencias de Marta Ferrusola
"Fueron palabras poco afortunadas. No estoy con una mano delante y otra detrás. Sí que puede que, a partir de ahora, tenga 'menos cinco", ha advertido.
Según él, a sus 50 años es una persona en primera línea y muy activa profesionalmente, y le resulta "incómodo" responder preguntas de diputados que, en su opinión, cuestionan su actividad profesional.
"Si yo no estoy acostumbrado, imagínese mi madre, con 80 años, fuera del circuito político desde hace años y ante sus preguntas insistentes", ha resaltado.
Sin embargo, ha justificado que su madre habla teniendo en cuenta el global de la familia y que, si bien es cierto que algunos de los hijos están económicamente mejor que otros, hay también quien tiene una situación profesional "complicada".
Además, ha asegurado que a él le resulta difícil conseguir contratos "por la crisis y por esta situación", y ha destacado que ha encontrado más de una persona que se ha echado atrás con argumentos que él considera absurdos.
La opción de la amnistía
Sin embargo, ha admitido: "Es obvio que durante una época se ha defraudado a Hacienda" con el patrimonio oculto en Andorra, y, visto con perspectiva, considera que quizá lo más adecuado hubiera sido acogerse a la última amnistía fiscal del Gobierno central.
"Quizá sí tendríamos que haber ido a la amnistía" fiscal, ha dicho el hijo del expresidente catalán.
Regularización, una "animalada"
En su día decidieron no acudir a la amnistía y lo regularizaron después, y ha lamentado que el coste a pagar por esta regularización fue una "animalada", ya que ascendió a entre el 40% y el 50% del dinero defraudado.
Pere Pujol ha criticado que "una familia española muy famosa" regularizó fuera de plazo y no se les aplicó el 40% como a la familia Pujol, sino el 10% como si hubieran regularizado durante el periodo de la amnistía fiscal.
Su hermana Marta, en su comparecencia anterior de este mismo lunes, también ha admitido que sopesó acogerse a la amnistía fiscal, pero ha precisado que no lo hizo por "miedo" a que no se les garantizara el anonimato y su nombre se acabara filtrando.
"No somos un clan"
A preguntas de la diputada de la CUP Isabel Vallet, Pere Pujol ha defendido que la familia no se ha comportado como cualquier otra y no como un 'clan' para cometer irregularidades: "No somos un clan. Somos una familia bien avenida".
Prueba de esto, según Pere, es que cada hermano "se ha espabilado" por su cuenta y no trabajan en un mismo sector, sino que hay una gran diversidad.