Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Sánchez hace "un llamamiento personal" a Iglesias y Rivera

Pedro Sánchezcuatro.com
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha hecho este domingo "un llamamiento personal" a los líderes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, respectivamente, para que "piensen bien" la posibilidad de formar un gobierno con él.
En un mitin en una plaza en la localidad pontevedresa de Vilagarcía ante unas 300 personas que lo recibieron con una calurosísima bienvenida, el jefe de filas del PSOE ha incidido en que las tres fuerzas suman 14 millones de españoles y que un eventual gobierno conjunto podría centrarse en atender "tres causas" fundamentales para España.
Se trata, como ha enumerado el socialista, de "luchar contra la desigualdad, acabar con la corrupción y conseguir empleo digno" para todos. "Merece la pena", ha recalcado, entre múltiples aplausos.
Frente a ello, ha vuelto a justificar su 'no' a la investidura de Mariano Rajoy, entre vítores de 'presidente', en que no puede apoyar aquello que se comprometió a "cambiar". "Somos el partido del sí: del sí a los derechos, a la igualdad, a la regeneración democrática; y por eso decimos no a Rajoy", ha proclamado Sánchez.
En la misma línea, ha advertido de que la continuidad del líder popular en La Moncloa provocará que "la corrupción sea la historia de nunca acabar". "Hay que mandar al PP a la oposición para que no haya más Camps, Barberás, Matas...", ha sentenciado con el apoyo del público.
"VETOS"
Así pues, ha censurado los "vetos cruzados" entre Podemos y Ciudadanos, pese a las coincidencias que exhibían antes de las elecciones del 20 de diciembre.
"Nosotros también queremos que haya gobierno en España de manera urgente, pero no cualquier gobierno", ha señalado, antes de defender que el país necesita un ejecutivo "limpio, social, dialogante y creíble" tras cuatro años de "mucha corrupción, recortes, imposiciones y mentiras".