Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlamento Europeo asume las propuestas de la FEMP para visibilizar y paliar la despoblación

La FEMP defiende que de cara al reparto de fondos de 2020 se incorporen los criterios de envejecimiento y población
La Comisión de Desarrollo Regional del Parlamento Europeo ha asumido recientemente las propuestas de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en materia de despoblación contenidas en un informe sobre Reto Demográfico y Despoblación con el que se perseguía, por un lado, visibilizar este problema, que afecta prácticamente a todo el interior peninsular, y, por otro, la incorporación de nuevos criterios vinculados a la ordenación territorial a la hora de asignar fondos europeos.
Así lo ha explicado este jueves el alcalde de Soria y vicepresidente del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE), Carlos Martínez, en el marco del II Congreso Nacional de Despoblación en el Medio Rural que se está celebrando en el Palacio de Congresos de Huesca, en el que ha moderado una mesa sobre Unión Europea, Reto Demográfico y Despoblación, según ha informado la FEMP en nota de prensa.
Este informe, presentado por la catedrática de Geografía de la Universidad Complutense de Madrid Mercedes Molina, explica que la despoblación es el resultado de políticas basadas en criterios de desarrollo económico, "pero sin considerar el desarrollo territorial, lo que ha contribuido a acentuar los desequilibrios entre las áreas urbana y rural y no ha conseguido frenar la despoblación de esta última".
Por ello, la FEMP ha reclamado, de cara al periodo de Fondos que se abrirá a partir de 2020, la incorporación de nuevos criterios de reparto que tengan en cuenta el envejecimiento y la población de los diferentes territorios y consideren también como "unidad de cálculo" espacios territorialmente inferiores a las regiones --Comunidades Autónomas en el caso español--, como las provincias o los propios municipios.
"Los sistemas actuales hacen que, con frecuencia, la concentración de altos volúmenes de población en pocos núcleos urbanos de un territorio extenso, pueda ofrecer valores medios inexactos que no muestran la verdadera situación de desarrollo en el espacio rural de ese mismo territorio", han asegurado desde la federación.
La FEMP ha defendido también que, a juicio de los participantes, estos nuevos criterios de asignación permitirían que los Fondos llegaran a los territorios que "realmente los necesitan", planteando la necesidad de entender la despoblación como un problema de Estado y, con ello, la exigencia de desarrollar una estrategia multinivel, implicando a todas las Administraciones. "Así podría garantizarse que la participación directa de los Gobiernos Locales en la gestión de los Fondos y la aplicación de éstos donde son más necesarios".
Los asistentes a esta mesa han defendido además la diferencia entre la despoblación de los territorios españoles y de la Europa interior, frente a la situación de otros del norte de Europa, con bajas densidades de población. En un caso se trata de "territorios despoblados" y en el otro de áreas que han estado "escasamente pobladas desde siempre". "Esta diferencia también ha de tenerse en cuenta", han asegurado a la hora de tomar en consideración la asignación de fondos.
"Queremos cambiar los paradigmas de desarrollo", han afirmado, y han insistido en que, frente a la globalización económica, "ha llegado el momento de reivindicar otra globalización, la de los derechos, el desarrollo territorial y la igualdad de oportunidades". La clave, según han considerado, está en la colaboración entre lo rural y lo urbano para buscar "el equilibrio adecuado".