Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Parlament defiende la inviolabilidad de Forcadell y crítica que se "judicialice" la política

La votación ha coincidido con la notificación al Govern de la investigación por el referéndum
El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles una propuesta de resolución impulsada por JxSí y la CUP que crítica que el Estado "judicialice" la política y defiende la inviolabilidad de la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, ante el proceso judicial abierto contra ella por no haber impedido la votación de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente.
La iniciativa ha contado con los votos en contra de C's, PSC y PP, y el apoyo de SíQueEsPot, que ha enmendado el texto inicial planteado por JxSí y la CUP con el objetivo de "afinar los términos y subrayar la anomalía democrática" que supone que los tribunales intercedan en la actividad de un parlamento, según ha explicado el líder del grupo, Lluís Rabell.
El diputado de JxSí Lluís Llach ha agradecido la disposición de SíQueEsPot para "transaccionar y mejorar el texto desde el consenso, permitiendo advertir la secuencia de agresiones que lleva a cabo el binomio Gobierno de España-poder judicial" contra los cargos electos catalanes, de quienes ha ensalzado su dignidad.
El apoyo de SíQueEsPot ha hecho que la iniciativa prospere con los 81 votos a favor que suman los diputados de este grupo y los de JxSí y la CUP, mientras que C's, PSC y PP han cosechado 50 'no' --no ha habido ninguna abstención--.
La diputada de la CUP Mireia Boya ha deplorado la centralización y los constantes ataques a la democracia que, según ella, lleva a cabo el Gobierno central, y ha defendido que el referéndum "se hará sí o sí", al margen de lo que diga cualquier tribunal, y que tendrá carácter vinculante.
El diputado de C's Fernando de Páramo ha acusado a JxSí y la CUP de "victimismo político" por atribuir siempre la culpa al Estado y defender conceptos como 'España nos roba' y 'No nos dejan votar', y ha asegurado que es mentira que en el Parlament no se puede hablar de todo.
Desde las filas del PSC, Ferran Pedret ha dicho que los socialistas siempre han defendido las instituciones catalanas y su autogobierno, lo que hace que estén "tristes por la situación actual, a la que no se debería haber llegado nunca", pero ha destacado que los partidos independentistas están alimentando una escalada de choque de legitimidades entre la administración catalana y la estatal.
INVESTIGADA POR "DESOBEDECER"
Santi Rodríguez (PP) ha dicho que la propuesta de resolución se basa en premisas falsas porque la investigación a Forcadell no es por permitir una votación, sino por "desobedecer" al Tribunal Constitucional (TC), y ha asegurado que un cargo electo no puede ampararse en la inviolabilidad para cometer acciones delictivas.
La votación de la iniciativa ha coincidido con la notificación por parte de un secretario judicial del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los consellers del Govern de otra investigación que el TC ha abierto a instancias del Estado por la resolución a favor de un referéndum unilateral que aprobó el Parlament con la mayoría de JxSí y la CUP.
El texto aprobado este miércoles defiende que el ordenamiento jurídico garantiza el derecho de los diputados a iniciar cualquier iniciativa que consideren oportuna "sin otro límite que el ejercicio democrático, el respeto a la decisión mayoritaria y la garantía de derechos de las minorías: Corresponde a los órganos de esta Cámara usar el ejercicio de estos derechos, no de coartarlos".
Por ello, la imputación penal de Forcadell o de cualquier otro miembro de la Mesa o diputado "constituye una vulneración de la inviolabilidad parlamentaria y un hecho sin precedentes en el entorno de la UE y de las democracias consolidadas".
En este sentido, la propuesta aprobada reafirma la soberanía del Parlament, advierte de que "la criminalización de la actividad" de la Cámara supone una grave amenaza a la democracia, y rechaza la judicialización de conflictos de naturaleza política.