Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page da por hecho que Sánchez y Díaz optarán a liderar el PSOE y espera que el nuevo secretario general "sea incluyente"

Rechaza que haya "corrientes personalistas" detrás de los posibles candidatos y defiende un escenario colaborativo con el PSC
El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dado por hecho que tanto Susana Díaz como Pedro Sánchez acompañarán a Patxi López en la línea de salida de la carrera por la Secretaría General de su partido en unas próximas elecciones primarias, al tiempo que ha apuntado que después de ese trámite y del Congreso Federal de la formación el partido "recuperará el terreno perdido".
En una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, García-Page ha dicho que espera que sea quién sea el nuevo líder socialista, opte por una opción "incluyente". Así, a la pregunta de qué pasaría si Díaz se impusiera a Sánchez pero el exsecretario general consiguiera un amplio apoyo, ha aseverado que su posicionamiento siempre será "que quien quiera dirigir el partido ha de ser incluyente", añadiendo que "no todos --los candidatos-- tienen la misma capacidad de inclusión".
"Unos lo han hecho peor que otros. El que sea secretario general tendrá que plantear un escenario con la tranquilidad de que la cabeza ya está elegida. Pero creo sinceramente que en el mismo momento en que uno pierde las primarias, deja de haber seguidores de apellido", ha dicho en referencia a una hipotética derrota de Sánchez.
Así, ha incidido en que "algunos ya han perdido" ese apellido. "Nuestro modelo me hace pensar que no habrá problema toda vez que tengamos dirección. Entonces, el PSOE entrará en una etapa de certidumbre y seguridad, de reencuentro consigo mismo", ha apuntado.
García-Page ha abundado en que no considera que haya "ni Sanchismo, ni Susanismo ni Patxismo" en el PSOE, aunque sean tendencias que puedan aparentarse una vez que hay que votar. "Pero realmente no se dan corrientes personalizadas, al contrario".
"SIN MIEDO" A LA DEMOCRACIA INTERNA
El líder socialista ha manifestado que el partido "no tiene miedo" a los procesos de democracia interna, ya que es una entidad que en ese aspecto "siempre ha ido por delante".
"El PSOE no irá atrás en sus procesos internos, les dará normalidad y establecerá condiciones que tengan garantías", ha enfatizado, asegurando que si ocurriera lo contrario, "el máximo de la democracia sería sacar debajo de la mesa una urna tapada con una cortinilla", en clara referencia a lo ocurrido en el Comité Federal que acabó con el liderazgo de Pedro Sánchez.
Sobre aquél episodio, ha dicho que todavía no se ha encontrado "al autor intelectual y físico", pero ha reconocido que fue "una operación dramática de colapso psicológico" que hizo que los asistentes se pusieran "a llorar". "Creo que alguno se pegó un tiro en el pie. O se le calló la urna en el pie", ha ironizado.
ABOGA POR MANTENER EL CONSENSO CON EL PSC
Preguntado por el Partido Socialista de Cataluña, se ha mostrado partidario de "mantener el consenso", ya que "cuanta más coordinación haya" con los socialistas catalanes, será "mejor" para el conjunto del PSOE.
Tras recordar que hace años él mismo participó en reuniones para decidir si se rompía con el PSC, algo a lo que él se opuso, ha manifestado que ahora toca "apostar por una nueva perspectiva" con ellos, "con voluntad de colaboración, ya que muchos españoles creen que no es un partido aparte, sino una parte del partido".