Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Page deja en el aire si optará a liderar el PSOE de C-LM y lo vincula a "la foto" que salga del Congreso Federal

El secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha dejado en el aire si optará a revalidar su liderazgo del partido en la región de cara al Congreso previsto para el próximo 22 de julio, y ha reconocido que esta decisión, que definirá con los suyos cuando se abra el proceso, "tendrá mucho que ver con la foto y las políticas definitivas" que salgan del Congreso Federal del próximo mes de junio.
En una rueda de prensa ofrecida desde el Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno autonómico, García-Page ha dicho que "no sólo las primarias" van a influir en su posición política y personal, si bien ha dejado claro que "nunca" dejará de lado su "lealtad" a la gente que le votó para ser presidente castellano-manchego.
"El papel que tenga que tener a medio y largo plazo en el PSOE es algo que definiré con muchos compañeros cuando se abra el proceso electoral. Una vez haya finalizado el proceso de junio y en función de las políticas que podamos sacar adelante, tendré que hacer mi propio proceso de análisis personal", ha enfatizado, añadiendo que en todo caso esa decisión "no empañará" su compromiso con los ciudadanos.
LAS RESPONSABILIDADES, "SIEMPRE" EN EL AIRE
García-Page ha considerado que las "responsabilidades políticas" están en el aire "siempre", y ha recordado que en su carrera "casi siempre" le ha tocado gestionar "momentos adversos".
Así, ha indicado que le ha tocado gestionar "batallas electorales en los momentos más adversos del PSOE", además de que ha comandado "plazas políticas muy difíciles".
En todo caso, ha aseverado que la etapa más dura fue la pasada legislatura, "la más difícil y las más hostil", si bien ello no es una "vacuna" para "todos los problemas" que se está encontrando desde que comanda el Gobierno de la Comunidad Autónoma.
"Les aseguro que habiendo pasado la experiencia de la pasada legislatura, después de esa batalla, estoy más que acostumbrado a batallar", ha dicho en referencia a los cuatro años en los que con María Dolores de Cospedal en el Gobierno autonómico y él como líder de la oposición y alcalde de Toledo, el periodo "de más intensidad" en su carrera.
Ha afirmado además que suele cometer "más deslices" cuando cree que todo va bien que cuanto afronta "una batalla determinada", tras lo que ha insistido en que siente el cariño de la calle. "Me siento muy querido, tanto en la ciudadanía como en el PSOE".