Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sánchez dice que el acuerdo con C's deroga "de facto" la reforma laboral

Pedro Sánchez acepta las condiciones de Ciudadanos para la investiduraEFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha defendido que su acuerdo de gobierno con Ciudadanos incluye "una derogación de facto de la reforma laboral del PP", así que ha llamado a IU y a Podemos a reconocer que "es una avance sustancial". El líder de los socialistas ha advertido a Podemos de que "la línea roja de los partidos de izquierdas" debería estar en "poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy y del PP", así que sería "incomprensible para los votantes de Podemos y de izquierdas" que el día de la investidura los de Pablo Iglesias voten con Rajoy contra un candidato socialista. 

También ha subrayado que se derogan los artículos "más polémicos y restrictivos de los derechos" de la Ley de Seguridad Ciudadana o 'ley mordaza', porque es lo que llevaba el PSOE en su programa electoral y porque no se puede "plantear un limbo jurídico". "No podemos coger el tippex o la goma y borrar del BOE toda una ley", ha resumido, en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press.
En la misma línea, sobre la reforma laboral ha hecho hincapié en que como candidato a la Presidencia tiene que explicar cómo va a derogarla, y eso pasa por recuperar la negociación colectiva y la ultraactividad de los convenios, y especialmente la tutela judicial efectiva y la causalidad del despido. "Se podrá decir de otra forma, pero es una derogación de facto", ha remachado.
En cuanto a la indemnización por despido, ha achacado a las largas horas de trabajo la corrección que se hizo a última hora sobre los contratos temporales y, en términos generales, ha apuntado que se deriva al diálogo social, tal como proponía el PSOE en su programa.
"QUÉ MÁS DA QUE LO PONGA O NO"
"Qué más da que ponga derogación o no si lo que estamos haciendo de facto es derogarla", ha alegado, tras recurrir también a una metáfora literaria: "Si yo digo 'En un lugar de La Mancha' usted sabe que me estoy refiriendo al 'Quijote'". Sánchez ha negado, eso sí, que la mera inclusión o no de la palabra "derogación" fuese objeto de la negociación con Ciudadanos.
En lo relativo a la Ley de Seguridad Ciudadana, ha recalcado que "por supuesto" que se derogará lo relativo a las multas contra las manifestaciones frente al Congreso y al Senado, y a las concentraciones para impedir desahucios. Sánchez ha destacado que, en este ámbito, hay además otras medidas para proteger a las familias que sufran insolvencia sobrevenida. 
"LA MANO TENDIDA"
Pedro Sánchez ha insistido en que el PSOE tiene "la mano tendida" a seguir negociando con Podemos porque cree que hay "mucho terreno en común", al margen de lo que, a su juicio, son "las tres únicas propuestas que se le conocen a Pablo Iglesias desde las elecciones".
Se refería, en concreto, a la vicepresidencia que reclama Iglesias, a "la ruptura de España con el referéndum de Cataluña" y un aumento "explosivo" del gasto público imposible, de 96.000 millones, "que rompería la estabilidad presupuestaria y pondría en riesgo la recuperación". También ha avisado de que tampoco se puede "poner sobre la mesa" el "control de los policías y los jueces" que, a su modo de ver, quiere Podemos.
UN PACTO "ABIERTO"
Según ha dicho, el acuerdo que PSOE y Ciudadanos firmaron el miércoles es un pacto "abierto, que no confronta, que convoca, y que no excluye" porque lo han firmado un partido de centro derecha y otro de centro izquierda y ha añadido que en él "hay mucho avanzado" pero que siguen tendiendo la mano a Podemos.
No obstante, cuando se le ha preguntado si hay cosas que aún son negociables, ha respondido que hay "hay muchas reformas progresistas y reformistas". En concreto, ha apuntado que Podemos, el PSOE y Ciudadanos comparten la necesidad de una reforma fiscal y que en el acuerdo se contempla la posibilidad de crear un impuesto a las grandes fortunas, y también la mejora de las cuotas a la Seguridad Social a los autónomos.