Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iglesias destituye fulminantemente al número tres del partido, Sergio Pascual

Golpe de autoridad de Pablo Iglesias, cuando Podemos pasa por su momento más convulso. Después de varias semanas en las que se ha acentuado la crisis dentro del partido, Iglesias mandaba ayer una carta abierta a la militancia.
En ella apela a la unidad y la lealtad entre compañeros. Que horas después contrastaban con la destitución fulminante de Sergio Pascual, su secretario de organización. Toda una sorpresa, y no suaviza sus razones. Habla literalmente de "una gestión deficiente". Los recientes abandonos dentro de la dirección de Madrid habían caldeado la situación, pero fueron voluntarios. Con esta decisión, es la primera vez que Pablo Iglesias hace valer su poder como líder del partido, para relevar a un alto cargo. Será él mismo quien asuma las competencias de Pascual hasta que nombre a alguien de su confianza. Así pretende poner fin a la crisis del partido, acentuada en Madrid y otras regiones, y acallar de paso las voces que dividen a Podemos entre sus afines y los errejonistas. Sergio Pascual no perderá su condición de diputado y ya ha dicho que continúa comprometido con el proyecto, al que, por cierto, entró de la mano de Errejón.