Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSPV da por "suspendidas" las relaciones con Compromís al sentirse "insultados"

Los candidatos a la Presidencia de la Generalitat del PSPV, Ximo Puig (centro); Compromís, Mónica Oltra; y Podemos, Antonio MontielEFE

El PSPV ha dado por "suspendidas" las relaciones con Compromís este martes sin que se haya llegado a producir un encuentro formal y cara a cara con los candidatos de ambas formaciones a la Generalitat, Ximo Puig y Mónica Oltra, y a los que ambas formaciones legitiman para presidir el Consell tras las elecciones del 24M.

Los socialistas han declarado que se sienten "insultados" por la posición de la coalición y también afirman no comprender cómo sus votos sirvan para investir como alcalde a Joan Ribó en el Ayuntamiento de Valencia y que la formación se niegue a apoyar a los socialistas en consistorios como los de Torrent y Gandia.
Así, el PSPV ha explicado que se encuentran a la espera de un gesto de Compromís y de que se "normalicen las relaciones" entre ambos partidos políticos.
El desenlace de esta quiebra en el diálogo ha llegado justamente 24 horas después de que Puig y Oltra mantuvieran, 15 días después de las elecciones, una toma de contacto en las Corts Valencianes, aunque de manera "fortuita" e "informal", de poco más de media hora.
Horas después tenía lugar la segunda reunión de la comisión negociadora entre PSPV, Compromís y Podemos, que durante tres horas estuvieron profundizando en los cinco ejes básicos que debe desarrollar un hipotético gobierno "de cambio".
En paralelo a estos encuentros y con una atención mediática mayor, se desarrollaba la cuestión de quién debe ejercer la presidencia en el Consell. Tanto PSPV como Compromís se ven legitimados, uno por ser el partido de izquierda más votado --los socialistas-- y otros porque afirman que el cambio no es cuestión de aritmética, sino de política --ya que Compromís y Podemos suman más escaños--.
A la salida del encuentro habló el representante socialista en la comisión negociadora, Ciprià Císcar, quien explicó el contenido del acuerdo base de cambio y mantuvo, sin ninguna duda, que Puig debía ser candidato. Tras él, compareció el representante de Compromís, otro veterano de la política valenciana, Pasqual Mollà, quien atribuyó a Oltra mayor credibilidad política a ese cambio y siguió postulándola para dirigir el Gobierno valenciano.
La dirección socialista reaccionó minutos después a esta intervención y en declaraciones a los medios advirtió de que el pacto estaba "en peligro" por la "desafortunada" intervención de Mollà ante los medios, e insistió en la legitimidad que le otorgan los votos obtenidos el pasado 24 de mayo.
En la mañana de este martes, el PSPV comunicaba a los medios que daba por "suspendidas" las relaciones con Compromís porque no comprenden cómo sus votos sirven para investir como alcalde a Joan Ribó en el Ayuntamiento de Valencia y que la formación se niegue a apoyar a los socialistas en consistorios como los de Torrent y Gandia. Además, expresan su malestar por la postura de Compromís este lunes y afirman que se sienten "insultados".
Por su parte, desde Compromís han advertido de que no es momento de "pruebas de fuerza" y consideran una "rabieta" la actitud de los socialistas. Además, han insistido en que es "tiempo de diálogo" y que por su parte no hay ruptura de conversaciones.
El tercer protagonista de la escena, el secretario general y candidato a la Generalitat de Podemos, Antonio Montiel, ha apelado en un comunicado a la "responsabilidad" del PSPV, y ha emplazado a aparcar "egos personales" en las negociaciones.