Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE exige que los ciudadanos no paguen las tasas judiciales

El PSOE ha exigido al Gobierno que derogue la Ley de Tasas Judiciales que acaba de entrar en vigor, o que suspenda su aplicación mediante un decreto ley, o que al menos no la aplique a las personas físicas.

Así lo ha señalado en el Congreso la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, quien considera que esa ley es "la peor" y "la más injusta" de las que ha aprobado el Gobierno del PP en su primer año de mandato.
La Ley de Tasas Judiciales fue tramitada con urgencia en el Parlamento, provocando un plante de la oposición en el Congreso, y, una vez publicada en el Boletín oficial del Estado (BOE), el Ministerio de Justicia acaba de anunciar que retrasa su aplicación por falta de los formularios adecuados para cobrar las tasas. El PSOE tiene anunciado un recurso ante el Tribunal Constitucional.  
Según Soraya Rodríguez, el Gobierno ha venido "recortando derechos" de los ciudadanos en distintos ámbitos pero esta ley de tasas "es la peor de todas porque los derechos valen lo que valen sus garantías y la última garantía es la jurisdiccional": "Si te prohíben acceder a los tribunales para defender tus derechos, todos tus derechos han sido recortados", sostiene.
Además del recurso de inconstitucionalidad, el PSOE ha anunciado que, aprovechando la tramitación en el Congreso de la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial, propondrá una enmienda para pedir al Gobierno la derogación de la ley de tasas y ha presentado once proposiciones no de ley reclamando que se limite al máximo su aplicación.  
Se trata de once iniciativas en las que, con carácter general, se pide eximir de la aplicación de las tasas a todas personas físicas, limitando su alcance a sociedades y entidades bancarias. Además, en cada uno de esos textos se pide librar de las tasas a personas como los implicados en procesos de divorcio y separación (donde deberán pagarse 1.280 euros), a los consumidores y usuarios (incluyendo los afectados por las preferentes), a las personas que reclaman situación de discapacidad, a las víctimas de malos tratos, o a las víctimas de accidente de tráfico.
En cuanto a la decisión del Ministerio de Justicia de aplazar la aplicación de la ley de tasas por falta de formularios, la dirigente del PSOE ha subrayado que, tras la "chapuza" de tramitación parlamentaria de la ley, ahora llega como colofón una orden ministerial que no puede suspender la aplicación de una ley.
En este sentido, ha emplazado al Gobierno a aprobar este mismo viernes un decreto ley para garantizar la seguridad jurídica y suspender como se debe la aplicación de la Ley de Tasas. Es más, y teniendo en cuenta "el grado de descoordinación de este Gobierno", "no es de extrañar que, cuando tengan la orden de Hacienda para cobrar las tasas, empiecen a demandar el pago de las tasas con efectos retroactivos".
"Es una vergüenza"
"Esto es una vergüenza --ha proclamado--. Vamos a denunciar continuamente los efectos nocivos, el impacto negativo de una ley que no tiene nada que ver con la crisis económico ni con el ahorro. Es pura ideología, de la mala, de la peor ideología de la derecha".
A su juicio, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, "ha decidido que la garantía de los derechos de los ciudadanos vale lo que vale su cartera" y es preciso que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dé marcha atrás.
 Según ha asegurado, el PSOE va a oponerse a esta ley de tasas "en todos los frentes", y además de su recurso ante el TC y sus iniciativas parlamentarias, va a respaldar todas las movilizaciones que lleven a cabo los agentes del mundo judicial o cualquier otro colectivo ciudadano. "Vamos a trabajar para que la presión social de la ciudadanía haga que el Gobierno dé marcha atrás", ha zanjado.