Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE rechazará autorizar actividades privadas a unos 35 diputados, incluyendo Rafael Hernando y Pablo Iglesias

No quiere permitir el ejercicio de actividades privadas remuneradas y este jueves pedirá una votación separada en el Pleno del Congreso
El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, ha confirmado que su partido piensa votar este jueves en contra de autorizar el ejercicio de actividades privadas remuneradas a unos 35 diputados, fundamentalmente del PP, Unidos Podemos y Ciudadanos. Entre los afectados hay dirigentes destacados como Rafael Hernando, portavoz del PP, y Pablo Iglesias, líder de Podemos.
El Pleno del Congreso vota este jueves el primer informe de la legislatura recopilando y autorizando las actividades extraparlamentarias de los diputados, pero el PSOE va a pedir que se voten separadamente entre treinta y cuarenta casos para pronunciarse en contra.
Antonio Hernando ha dicho que están perfilando esa lista de diputados, que este martes va ya por 35 diputados, y que quieren ser "muy precisos". Eso sí, ha avanzado que "fundamentalmente" son parlamentarios del PP, Unidos Podemos y Ciudadanos.
SER DIPUTADO ES VOLUNTARIO
A su juicio, "no es razonable" que los diputados tengan "actividades paralelas" a su representación, sean como profesionales o como empresarios. "Los diputados tenemos que dedicarnos a ser diputados --ha resumido--. Estamos aquí porque queremos estar, no porque nos hayan obligado".
El portavoz socialista ha mencionado expresamente actividades y negocios de asesoría y consultoría: "No nos parece que se vaya a ejercer la abogacía, la arquitectura, o ser presentador y cobrar por todo eso", ha comentado.
En ese informe de la Comisión del Estatuto del Diputado, al que tuvo acceso Europas Press, se propone autorizar el ejercicio de la abogacía a 17 diputados, entre ellos los 'populares' Rafael Hernando (portavoz del Grupo Popular), Leopoldo Barreda (presidente de la comisión) y Francisco Martínez (ex secretario de Estado de Seguridad); Gloria Elizo (miembro de Mesa) y Sara Carreño (portavoz en la misma comisión), de Podemos; Pedro Muñoz, del PSOE, y Patricia Reyes, de Ciudadanos. A ello se suman dos procuradores de tribunales, Avelino Barrionuevo (PP) y Jaume Moya (En Comú).
Con trabajos de consultoría y asesoría aparecen Javier Ruano y Teófilo De Luis, ambos del PP. Figuran además tres arquitectos, dos del PP (Ana María Zurita y Raquel Alonso) y uno de Ciudadanos (Diego Clemente), que además ejerce como perito judicial--, así como tres actores: Rosana Pastor (Podemos), y Toni Cantó y Félix Álvarez "Felisuco", ambos de Ciudadanos.
Al margen de las decenas de diputados que participan en tertulias de medios de comunicación, hay tres que declaran actividades profesionales periodísticas: la escritora y articulista Marta Rivera de la Cruz, de Ciudadanos, y dos dirigentes de Podemos: Noelia Vera (redactora y presentadora de La Tuerka) y Pablo Iglesias (dirige y presenta Fort Apache), que precisan que hacen estgos trabajos periodísticos "por cuenta propia" y "con o sin retribución".
ES QUE LUEGO PASA LO QUE PASA
El PSOE viene pidiendo que los diputados que quieren la compatibilidad comparezcan ante la comisión para defender su actividad, y que la comisión pueda hacer un seguimiento de ello. "Porque luego pasa lo que pasa, que dicen que tenían compatibilidad",
ha añadido en alusión a casos polémicos de Vicente Martínez Pujalte o Pedro Gómez de la Serna, que se escudaban en informes que autorizaban sus actividad de asesoramiento.
Los socialistas, que esperan que una reforma del Reglamento evite dar compatibilidad a estas actividades, sólo aceptan compaginar el escaño con actividad universitaria, publicación de artículos o participación en programas, pero sin percibir remuneración.