Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE y Podemos piden al Congreso que desoiga el veto del Gobierno a su ley para subir las pensiones

El Ejecutivo tiene paralizada la iniciativa alegando que su aplicación costaría 1.150 millones de euros de los Presupuestos
El PSOE y Unidos Podemos han pedido a la Mesa del Congreso que desoiga el veto del Gobierno a la proposición de ley que estos dos grupos, junto con otras minorías de la oposición, presentaron el pasado otoño para subir las pensiones al nivel del IPC.
Se trata de una proposición de ley que recoge las pretensiones de Comisiones Obreras y UGT y que registraron en el Congreso el PSOE, Unidos Podemos, Esquerra (ERC), el PNV y la antigua Convergència, todos los grupos de la oposición salvo Ciudadanos, que está a favor de la revalorización aunque considera "un parche" la ley. Teniendo en cuenta sus firmas, la iniciativa suma a priori mayoría absoluta en la Cámara, pues estas formaciones suman 178 votos en el Pleno.
En concreto, la proposición de ley establece un incremento del 1,2% --coincidente con la subida del Índice de Precios de Consumo (IPC) prevista por el Gobierno-- y fija que, en caso de producirse una tasa media de inflación superior a lo largo del año, las pensiones también se incrementen acorde esta subida. La proposición también señala que la medida será financiada con cargo directo a los Presupuestos Generales del Estado y que la ley que los fije incluya la previsión de gasto.
Como es preceptivo, la iniciativa fue enviada el Gobierno para autorizara su debate, ya que el Ejecutivo tiene poder de veto para aquellas proposiciones de ley o enmiendas que alteran los presupuestos en vigor, sea por merma de ingreso o por aumento de gasto.
UN VETO EN EL AIRE
A finales de noviembre, el Gobierno registró un escrito en el que reclamaba paralizar la tramitación parlamentaria de la proposición de ley alegando que su aplicación supondría un coste para el Estado de más de 1.150 millones de euros que tendrían que ser financiados por el Estado, "sin que se proponga una fuente de financiación".
A la semana siguiente, la Mesa del Congreso acordó pedir más datos al Gobierno para justificar este veto, y desde entonces la tramitación de la iniciativa sigue congelada. En la Junta de Portavoces de este jueves, el PSOE ha pedido desbloquear la proposición de ley sin esperar a que el Ejecutivo responda, una demanda que ha sido respaldada por Unidos Podemos.
En rueda de prensa, el portavoz del partido morado, Íñigo Errejón, ha recordado que, cada vez que el Parlamento promueve iniciativas que no les gusta, el Gobierno recurre al veto y, según denuncia, la Mesa acaba dando la razón al Ejecutivo, en lugar de ponerse del lado del Legislativo.
A su juicio, "la estrategia del Gobierno es vieja" y busca bloquear o dilatar el debate de esas iniciativas que no le gustan, y ha pedido a la Mesa que combata esta táctica desoyendo el veto del Ejecutivo.
PODEMOS SE TEME QUE PP Y C'S CLAUDIQUEN
Sin embargo, Errejón ha asegurado que, por la posición defendida este jueves por el PP y Ciudadanos, al final la Mesa del Congreso acabará aceptando el veto del Gobierno. "Me temo que el dictamen será similar", augura, aunque ya avisa de que esos dos partidos tendrán que explicar a la opinión pública por qué bloquean una iniciativa para subir las pensiones al menos al nivel del coste de la vida.
Hasta ahora, el Gobierno de Mariano Rajoy ha registrado en el Congreso 18 vetos contra iniciativas de la oposición o de parlamentos autonómicos, la mitad de los cuales ya han sido aceptados por la Cámara. Dos de ellos, los relativos a la paralización de la LOMCE y a la mejora de las condiciones de los trabajadores de subcontratas, han sido desatendidos y han acabado en el Tribunal Constitucional, mientras que el resto, incluyendo el relativo a la subida de las pensiones, está pendiente de decisión final de la Mesa.