Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE cuestiona que una exministra del PP absuelva a Alonso y Maroto: Chirría la imparcialidad del Tribunal de Cuentas

El portavoz del PSOE en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) del Tribunal de Cuentas, Antonio Hurtado, considera que el hecho de que el Tribunal haya absuelto finalmente a los dirigentes del PP Alfonso Alonso y Javier Maroto con una sentencia de la que ha sido decisiva la exministra Margarita Mariscal de Gante, que formó parte del Gobierno de José María Aznar, pone en cuestión la imparcialidad de la institución. "Chirría", ha comentado a Europa Press.
Margarita Mariscal, consejera de la institución promovida en su día por el PP, ha sido la ponente de la sentencia que ha absuelto al vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, y al presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, revocando la condena inicial impuesta por este mismo organismo en el 'caso San Antonio', por la firma de un contrato público a un precio considerado muy superior al de mercado durante su etapa al frente del Gobierno municipal de Vitoria. El tercer miembro del tribunal, el magistrado Felipe García Ortiz, ha emitido un voto particular discrepante, al estimar que sí existió "infracción legal" en el contrato.
Antonio Hurtado ha hecho hincapié en el hecho de que haya sido la exministra de Aznar quien haya aceptado el recurso que plantearon los dirigentes del PP y considera que, "como mínimo, suena bastante mal". "La imparcialidad queda un poco cuestionada --sostiene--. Chirría a los oídos".
HAY OPCIÓN A RECURRIR
No obstante, destaca que al menos hay un voto particular, que precisamente es el del magistrado que preside la sala, y eso da oportunidad a que el Ayuntamiento de Vitoria pueda recurrir ante el Tribunal Supremo.
"No es una sentencia unánime, hay fundamentos de derecho para poder recurrir", ha señalado el diputado cordobés del PSOE, quien deja la decisión al consistorio vitoriano.