Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE-A dice al Gobierno que para evitar conflictividad no pida la suspensión cautelar de las 35 horas y exige diálogo

El secretario de Política Institucional del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, ha asegurado este martes que "la única fórmula para que fuera creíble la afirmación" de que el Gobierno quiere evitar conflicto con las 35 horas semanales de los empleados públicos andaluces "es que no pidan la suspensión cautelar al Tribunal Constitucional" y ha exigido diálogo "hasta el último minuto" y que "mire por los ciudadanos".
Un diálogo que, para el PSOE-A, "pasa a toda costa por no pedir dicha suspensión cautelar", ha insistido Conejo, quien, tras reunirse con el secretario general de la FeSP de UGT de Málaga, Francisco Martínez, ha reiterado que el anuncio de recurso al decreto-ley de la Junta sobre la jornada de 35 horas semanales de los empleados públicos andaluces "supone una ataque frontal a la educación, la sanidad, la dependencia y las políticas sociales e impide que la recuperación llegue a las familias andaluzas".
Conejo ha señalado que en la comisión de seguimiento de la Conferencia de Presidentes, celebrada este pasado lunes, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, "mostró su disposición a evitar la conflictividad en relación con la aplicación de las 35 horas". "Si queremos creernos esa afirmación de Montoro la única manera es que el Gobierno anuncie que no va a pedir la suspensión cautelar de las 35 horas semanales", ha apuntado.
Conejo ha insistido en que el recurso es "una zancadilla", pero ha incidido sobre todo en las consecuencias de pedir la suspensión cautelar, que "alteraría la planificación de los servicios públicos de la Comunidad autónoma", poniendo como ejemplo el inicio del curso escolar, que conllevaría la contratación de personal en este ámbito. "Pero si el Gobierno exige la implantación de las 37 horas y media supondría una pérdida de empleo público en este sector", ha dicho.
"Queremos que haya diálogo hasta el último minuto para encontrar una solución", ha manifestado, señalando que el Gobierno central "tiene en su mano la posibilidad de no solicitar la suspensión cautelar a la espera de que el Tribunal Constitucional se pronuncie, puede no exigir que se tengan que implantar las 37 horas y media hasta que dicho tribunal dirima si el Ejecutivo tiene razón o no con el recurso y permitir seguir con las 35 horas semanales".
Ha defendido que las 35 horas semanales supone "no sólo devolver los derechos a los más de 250.000 empleados públicos o la posibilidad de generar 7.000 nuevos puestos de trabajo", sino que "es una medida que beneficia a toda la ciudadanía andaluza y la única forma de que la recuperación económica de la que tanto alardea el Gobierno y el PP se traduzca en mejora en la prestación de los servicios públicos", ha manifestado.
"UNA APUESTA POR EL SERVICIO PÚBLICO DE CALIDAD"
"Las 35 horas semanales son una apuesta por el servicio público de calidad y de excelencia en Andalucía y es garantizar mejor atención en la educación, la sanidad, las políticas sociales y la dependencia", ha reiterado, apuntando que quieren "confiar en que la situación se reconduzca ya que el Gobierno baraja introducir una modificación en los presupuestos de 2018 que permita implantar la jornada de 35 horas a todos los empleados públicos del país".
En este sentido, ha dicho que los socialistas andaluces "queremos que ese anuncio que realizó el Gobierno de España de que quiere modificar los presupuestos generales de 2018 para volver a devolver ese derecho de las 35 horas semanales a todos los empleados debe ser una realidad, no se debe quedar en un mero anuncio del mes de julio", ha incidido.
Al mismo tiempo, se ha preguntado "qué sentido tendría pedir ahora la suspensión cautelar de las 35 horas en Andalucía y en tres meses tuviera luz el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) y que contemplara esa medida para todo el país". "Si esta iniciativa andaluza de los 35 horas llega a los presupuestos, la recuperación llegará a todas las familias españolas", ha dicho, recordando que esta medida ha sido "la gran prioridad" para la presidenta Susana Díaz.
Según Conejo, "no tiene mucho sentido" que el Gobierno haya tardado nueve meses en recurrir la norma "y ahora quiera paralizarla a tres meses de su posible inclusión en los PGE de 2018" y ha recordado que la jornada laboral "nunca ha sido igual en el conjunto de las comunidades" y que no es sólo Andalucía quien ha querido implantar las 35 horas, "también Asturias, Baleares, Castilla La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja, Madrid y País Vasco".
Ha señalado que la determinación de la jornada laboral "es una competencia de las comunidades autónomas y así lo reconoce el Estatuto Básico del Empleado Público" y ha apuntado que, "aunque parece que el Gobierno ha dejado una puerta entreabierta, no hay que olvidar que el viernes acordó recurrir ante el Constitucional y que el ministro de Economía, Luis de Guindos, en su visita a Málaga no mostró una posición dialogante y conciliadora".
Respecto a las palabras de De Guindos de que "no hay ningún país de Europa de nuestro entorno donde los funcionarios trabajen 35 horas", Conejo ha indicado que "para el ministro de Economía de España países como Francia, Irlanda o Portugal parece que no son países europeos".
"Desconfiamos del Gobierno del PP, porque la jornada laboral de 37 horas y media fue el sacrificio que impusieron a los funcionarios con la excusa de la crisis. Y porque, según las palabras del propio De Guindos, parece que no creen que las 35 horas sean un derecho, no quieren restituirselo a los empleados públicos, no creen en la generación de empleo y no creen en los servicios públicos", ha criticado.
Conejo ha acusado al PP de Andalucía y a su líder, Juanma Moreno, de "no ponerse al lado de los andaluces y no ser capaz de decir nada en tres días". "Tanto la señora Dolores López como el señor Moreno lo único que hacen es atacar a la Junta y acusarle de estar instalada en la confrontación. Y ese es su gran problema que tiene la derecha andaluza: en el PP confunden confrontación con la defensa de los intereses de Andalucía", ha dicho.
"Ahí es donde nos van a encontrar siempre a los socialistas, luchando por los intereses de Andalucía", ha dicho, recordando que "hemos sido capaces de marcar un camino propio para afrontar a la crisis y también de salida de la crisis".
Por su parte, el secretario general de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT Málaga, Francisco Martínez, ha asegurado que el PP "una vez más ha cometido una agresión" contra los trabajadores andaluces. "Hay que denunciar la actitud del Gobierno del PP y del PP-A, que con premeditación y alevosía anuncia un recurso ante el Constitucional sobre la jornada de 35 horas cuando quedan pocas horas para finalizar el plazo", ha dicho, exigiendo que "no pidan la suspensión cautelar".