Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSIB, MÉS y Podemos "pensarán muy bien" si acudir a los tribunales por el "bloqueo" en el Parlamento balear

Los partidos que apoyan al Govern, PSIB, MÉS y Podemos, han avanzado que deberán "pensar muy bien" si acudir a los tribunales ante el "secuestro" del Parlament, después de que la junta de portavoces reunida este lunes no haya tomado ninguna decisión respecto al "bloqueo" en la Cámara.
Así lo ha expresado la portavoz parlamentaria de Podemos, Laura Camargo, quien ha pedido a la presidenta, Xelo Huertas, que dimita voluntariamente, mientras que ella ha comunicado a la junta la admisión a trámite de su demanda contra Podemos y su citación para el 9 de febrero por este asunto.
Por todo ello, los partidos que firmaron los 'Acords pel canvi' han reconocido que el desbloqueo está en manos del PP, cuya solicitud de informe ha sido rechazada por la junta, de modo que sólo queda valorar "si la vía debe ser la judicial".
DOS HORAS DE JUNTA DE PORTAVOCES
Así, la junta de portavoces que se ha reunido esta mañana ha terminado sin haber tomado ninguna decisión, algo que ha criticado el PI ya que "los diputados de la Mesa son los que más cobran y no hacen su trabajo".
La sesión ha comenzado con la intervención de la portavoz de Podemos, Laura Camargo, quien ha reclamado a Huertas que dimita voluntariamente, una petición a la que se han sumado el resto de grupos que apoyan al Govern puesto que "ya no representa a la ciudadanía", como ha recordado el portavoz parlamentario de MÉS, David Abril.
Después, la junta ha rechazado la solicitud de informe de los servicios jurídicos que ha pedido el PP, puesto que los 'populares' tienen dos representantes en la Mesa que pueden realizar esa solicitud y los partidos de los 'Acords' no han querido "hacer cómplice a la junta" de "dilatar el proceso".
Finalmente, Huertas ha comunicado a la junta de portavoces la admisión a trámite de la demanda contra Podemos y su citación para el 9 de febrero por las medidas cautelares que solicitó, con las que pide la suspensión de su expulsión de Podemos.
Sobre esto, Podemos ha acusado a Huertas de "manipulación" por "mezclar dos temas distintos" puesto que la demanda es contra la expulsión del partido y no la del Grupo Parlamentario; sin embargo, la portavoz parlamentaria del PP, Margalida Prohens, ha dado la razón a Huertas porque Podemos vinculó en su escrito parlamentario la expulsión del Grupo a la expulsión previa del partido.
PP: "ESPERAMOS NO TENER QUE VOLVER A LEVANTARNOS DE LA MESA"
Puesto que la junta de portavoces ha rechazado la petición de informe de los servicios jurídicos, como planteaba el PP, los diputados 'populares' lo volverán a solicitar en la Mesa del miércoles.
De hecho, Prohens ha avanzado que el PP "no actuará" sin este dictamen y ha deseado "no tener que volver a levantarse" de la Mesa del Parlament.
En este sentido, el PP espera que en la próxima sesión los miembros de la Mesa decidan sobre la solicitud, de modo que no prevén que este miércoles se produzca el cese de la presidenta.
EL DESBLOQUEO, EN MANOS DEL PP
Paralelamente, desde los grupos que apoyan al Govern han reconocido que el desbloqueo está o bien en manos del PP, o bien en una hipotética renuncia voluntaria de Huertas.
"Es un problema del PP, no de Podemos", ha subrayado Camargo, mientras que el portavoz socialista, Andreu Alcover, ha censurado la "coalición contra natura" entre PP y Huertas.
Asimismo, los partidos de los 'Acords' han indicado que no quieren esperar hasta que el juzgado se pronuncie sobre las medidas cautelares solicitadas por Huertas, por lo que, preguntados sobre si piensan acudir a la vía judicial, Camargo ha avanzado que deben "valorar todas las vías" y "pensar muy bien si debe ser la jurídica".
Por su parte, Huertas ha salido de la junta de portavoces sin hacer declaraciones.