Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP insiste en que el referéndum en Cataluña no se celebrará y que quien lo impulsa avanza hacia "el precipicio"

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha asegurado este jueves que "no va a haber referéndum ilegal en Cataluña" y que "nadie va a destruir España ni a romper la soberanía nacional", por lo que ha advertido de que quien "siga avanzando por ese camino solo sigue avanzando en el camino del precipicio y se va a encontrar solo cuando dé el salto". Asimismo, ha garantizado a los funcionarios catalanes que "no tiene nada que temer" porque "están amparados por la ley".
Hernando se ha manifestado en estos términos a preguntas de los medios en Valencia, tras reunirse con la portavoz del PP en las Corts Valencianes, Isabel Bonig, y con el resto de diputados del parlamento valenciano, al ser cuestionado sobre si el Gobierno central protegerá a los funcionarios de Cataluña que no quieran intervenir en la organización o celebración del referéndum planteado por el Gobierno catalán para el 1 de octubre.
Al respecto, el 'popular' ha afirmado que esta consulta "ilegal" no se celebrará y que "el que siga avanzando por ese camino solo sigue avanzando en el camino del precipicio". "Algunos ya han saltado y están solos en el fondo del abismo, pidiendo que alguno les acompañe en el salto; parece que no hay mucha voluntad de saltar", ha manifestado el diputado.
Sobre los funcionarios catalanes, ha señalado que "no tienen nada que temer porque están amparados por la ley y lo que tienen que hacer es cumplir con las leyes". A su juicio, "no se puede deslegitimar al sistema democrático" e incumplir las leyes que no gustan, ya que si los ciudadanos hicieran eso "seguramente nadie pagaría impuestos en este país".
Plantear el referéndum, ha continuado, "es ir en el sentido contrario de la convivencia democrática y de lo que hemos sido capaces de conseguir en 40 años" de democracia, así como en contra de "500 años de vida en común -con Cataluña-- que no se pueden destruir en un momento dado por una coyuntura material de una orientación política en un sentido o en otro", ha apostillado.